El Partido Popular en Talavera de la Reina está convencido de que la preocupación de Rivas ante los posibles resultados adversos en la cita electoral del próximo 27 de mayo ha debido de encender las alarmas en Toledo y por contagio en Ferraz (Madrid).


La reacción no se ha hecho esperar, y el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha abandonado por unas horas su particular cruzada para convencer a Tirios y Troyanos de que el Gobierno no va a dejar que los terroristas de Batasuna se presenten a las municipales (algo que ya nadie en este país se cree) y ha decidido enviar a Zapatero, el presidente del Gobierno, a Talavera de la Reina el próximo 5 de mayo (única visita que el Presidente tiene previsto hacer hasta la celebración de las elecciones a Castilla La Mancha), con la única misión de auxiliar a Rivas, e intentar salvar a un alcalde que quiere repetir, pero que como proyecto presenta una reedición de los programas (fallidos e incumplidos) con los que concurrió a las municipales de 1999 y 2003. A Rivas le cabe la disculpa de que al menos se ha copiado a sí mismo, no como el ex Ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que ha plagiado el programa de Ciutadans-Partit de la Ciutadania.