El presidente del Partido Popular de Toledo, Arturo García-Tizón ofreció esta tarde una rueda de prensa en Talavera donde dio a conocer que el PP está manifestando a sus afiliados y dirigentes las consecuencias para Castilla-La Mancha de la retirada de la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía. “En la región no vamos a tener Estatuto porque Barreda no ha querido, es un fracaso que le es imputable y que pagarán los castellanomanchegos”.

Tizón aseveró que José María Barreda es el culpable «de que se haya perdido la oportunidad de asegurar las necesidades de Castilla-La Mancha en 4.000 hectómetros cúbicos y de dejar por escrito en el Estatuto que con ese caudal se garantizaban las necesidades de la región y un caudal ecológico para el Tajo; también dejábamos santificado que la cuenca cedente es la prioritaria en el aprovechamiento de los recursos». 

El responsable popular dejó claro que la reforma del Estatuto no ha salido adelante porque «Barreda quiere hacer un uso electoral del agua, no quiere que venga a los castellanomanchegos». García-Tizón manifestó que por el contrario, el Partido Popular «ha sido el único partido que ha ofrecido una solución al agua con el Plan Hodrológico Nacional que derogó el PSOE y a Barreda no el importó». 

El presidente popular lamentó haber perdido por culpa del PSOE la oportunidad de tener un Estatuto «donde quedaran fijadas las necesidades de 4.000 hectómetros cúbicos al año, de dejar claro que hacía falta un caudal ecológico para el Tajo y los espacios naturales, podríamos tener la seguridad de que contábamos con la afirmación de la prioridad de la cuenca cedente sobre la receptora y lo hubiésemos dejado en el Estatuto, y Barreda ha tirado todo esto por el suelo».  

Arturo García-Tizón destacó que el Partido Popular ha trabajado hasta el último minuto para que la región cuente con un Estatuto, «y lo ha hecho logrando un acuerdo con todo el PP, que tiene un discurso único en toda España y ha contado con el apoyo de Murcia y Valencia e incluso de los socialistas de allí», mientras que Barreda, que era consciente de que no iba a sacar adelante su propuesta, «ha hecho un discurso falaz y mentiroso, victimista, falso y engañoso que es a lo que se ha dedicado el PSOE en estos 30 años, a mentir y engañar».  

A preguntas de los periodistas, García-Tizón no tuvo reparos en reconocer que hay que poner una fecha que termine con el trasvase Tajo- Segura, «eso es tan fácil como hacer una ley ordinaria poniéndole fecha de caducidad a la ley del trasvase, pero hay dos problemas: es una ley nacional y el Partido Popular lo hizo con Plan Hidrológico Nacional, así que las cuentas hay que pedírselas a Barreda y a Zapatero».  

Con respecto a la concentración socialista el 20 de junio en Talavera, Tizón no dudó de que se trata «de una convocatoria electoral del PSOE que quiere engañar a la gente, y servirse de la mentira y de un tema tan delicado para los talaveranos y castellanomanchegos como es el agua, pero a la postre no traen agua para la región, no traen obras hidráulicas, no aseguran ninguna reserva de agua y llevan así 30 años, hablando del agua sin traer una solución al respecto».  

El presidente del PP de Toledo aseguró que los socialistas están dejando ver sus nervios por las encuestas que arrojan una ventaja del Partido Popular de cara a las elecciones regionales de 2011, «en estos momentos en la provincia estamos prácticamente en 7 escaños frente a sus 5, en Ciudad Real pierden por 6-5 y en Guadalajara 5-3, el PSOE perdería por cinco escaños y están intentando desesperadamente agarrarse a algo que no es más que el gran engaño del Estatuto».