El portavoz del Grupo Municipal Popular, Santiago Serrano, ha asegurado que el presidente de la Junta, Emiliano García-Page vino ayer a Talavera “a anunciar exactamente lo mismo que hace un año”. Concretamente, en septiembre de 2018 prometió una operación “importante” de 2 millones de metros cuadrados de suelo industrial para Talavera que dijo iba a estar encima de la mesa antes de que acabase el año.


“Pasó 2018, la campaña electoral con el famoso anuncio del plan 2,2,2 (referido a suelo industrial, planes de empleo y al agua del Tajo, que ahora es el espacio TT y no pasó absolutamente nada, como siempre sucede con Talavera y con Page”.
Por eso Serrano ha aseverado que los talaveranos están hartos de los anuncios del presidente de la Junta “que sólo viene a Talavera a despacharnos con promesas y brindis al sol para quedar bien en un titular de prensa”.
Serrano también se ha referido al proyecto de presupuestos de la Junta para el próximo año; de los 10.500 millones “sólo 1,6 son para Talavera, y para proyectos que ya estaban comprometidos como la Variante o para mantenimiento, como el del Puente Reina Sofía o para la mejora de la residencia de ancianos de la avenida de la Constitución.
Sin embargo, para los proyectos que son imprescindibles para el desarrollo de Talavera “no hay ni un euro, y parece que lo único que vamos a tener los talaveranos por parte de Page son nada más que anuncios”.
Por eso, ha exigido al presidente autonómico “que deje de hacer brindis al sol y pase a los hechos con esta ciudad”.
Por otra parte, ha calificado de “absoluta falta de respeto que Page diga que la pasada legislatura el Ayuntamiento sólo exigía y no ofrecía nada”, máxime cuando “nos encontrábamos siempre con las trabas de la Junta hasta en los trámites más sencillos”.
Por eso ha dejado claro que “nunca hubo un gesto de Page hacia la administración local”, aunque sí lo comprometió en campaña a tenerlos hacia Talavera y la comarca, pero eso se tradujo “además de en una deslealtad institucional, en una falta de colaboración con el Ayuntamiento”, lo que para Serrano fue “un total desprecio hacia la administración municipal y hacia toda la ciudad de Talavera durante los pasados cuatro años.