El viceportavoz del equipo de Gobierno, Santiago Serrano, lamentó que la visita del presidente de Castilla-La Mancha a Talavera haya supuesto nada más que “nuevos anuncios, planes y estudios que no se materializan en nada”.

En rueda de prensa, indicó que en esta semana se prevé “un desembarco” de altos cargos de la Junta en un momento en el que Talavera se prepara para una manifestación “y muchas de la reivindicaciones van dirigidas al gobierno regional, que no da explicaciones sobre los proyectos que son de su competencia”, sino que acuden a “hacer anuncios vacíos de contenido y de dinero”.

“Es una vergüenza que la gerente del Sescam venga el viernes a visitar un sillón de dentista” cuando Talavera tiene muchas más necesidades en materia sanitaria, aunque no es raro este tipo de convocatorias “ya que Page vino a Talavera a inaugurar una ambulancia”.

Subrayó la “falta de deslealtad y desprecio  hacia el Ayuntamiento, ya que el viernes a última hora desde el gabinete de Page anunciaron que acudirían a un centro “que no existe como tal” sin especificar hora “y despreciando al Ayuntamiento al que tildaban como ése”.

El viceportavoz señaló que el presidente autonómico podría haber anunciado la puesta en marcha del Grado de Informática que Talavera tiene concedido “y tan sólo faltan los profesores y el cartel, pero sin embargo Page dijo que van empezar a valorar el contrato programa con la universidad para ampliar dos nuevas carreras en Talavera, lo que se traduce en nada, lo mismo que dijo sobre el ICS y la ampliación de la Escuela de Oficial de Idiomas que no fue nada”.

SANIDAD

Por su parte, el concejal de Sanidad, Antonio Álvarez, apuntó que el consejero de Sanidad que se encuentra hoy en Talavera bien podría anunciar la puesta en marcha la unidad de hemodiálisis, así como otro soporte vital avanzado para Talavera, o la ampliación del código ictus a las 24 horas del día toda la semana, “porque es de justicia” que los pacientes no se deban a desplazar a Toledo. Son necesidades que tiene la ciudad que registra “un déficit de personal, medios y recursos sanitarios con respecto a otras áreas y hospitales de la misma categoría del de Talavera como Alcázar de San Juan o Cuenca.

“En Talavera tenemos más población y sin embargo menos camas y menos médicos, hay un retraso de las primeras consultas, demora en la lista de especialistas, más tiempo de espera en consultas, así como demora en la realización de pruebas diagnosticas”.

“La conclusión es que los pacientes de Talavera y comarca siguen discriminados con el agravio comparativo de la dotación de recursos humanos y materiales respecto a los hospitales de nuestra misma categoría”.

 “Esto se traduce en un ejemplo más de la nefasta gestión y la irresponsabilidad del Gobierno de Page y Podemos con la sanidad pública de Castilla-La Mancha; con listas de espera desbordadas que nos sitúa en la segunda comunidad autónoma en la que más tienen que esperar los niños para ser operados”.

Señaló que en la región se están incrementando las derivaciones a la sanidad privada, y en todos los hospitales de Castilla-La Mancha se están colapsando las urgencias por la falta de medios humanos y materiales en atención primaria.