La portavoz regional del PP, Carmen Riolobos, exigió hoy al presidente de la Junta, Emiliano García-Page que ofrezca explicaciones “por su responsabilidad política” cuando era portavoz del gobierno regional y se produjeron los hechos que se juzgan en este momento en relación con el ex alcalde socialista de Seseña, al que la fiscalía acusa de blanqueo de capitales por más de dos millones de euros y pide para él cuatro años de cárcel.

Los hechos juzgados, dijo Riolobos, se corresponde con el urbanismo “más salvaje promovido y amparado por el gobierno de Bono, donde estaba Page como consejero en aquél momento, que dio un trato especial a los que tenían amigos en las altas esferas, como era el Pocero”.

Los años que se juzgan, recalcó la portavoz, se corresponden con la etapa del urbanismo más salvaje en Castilla-La Mancha, “que fue sin duda potenciado y amparado por el gobierno entonces de Bono con García Page como portavoz”, donde según las declaraciones que se están siguiendo se desprende “que hubo un supuesto trato especial hacia el promotor El Pocero”, porque tenía muy buenas relaciones con las altas esferas, tanto con Bono, Page, o con Gil, consejero de Obras Públicas, y con los que mantuvieron algunas reuniones de cara a desatascar el Plan de Actuación Urbanística.

“Este plan se desarrolló y se tramitó de una forma veloz y en plena campaña electoral, antes de que el alcalde socialista, ahora procesado, perdiera las elecciones”, dijo Carmen Riolobos, que añadió que de las declaraciones de los testigos en el juicio se ha conocido que el PAU tenía reparos, no se conocía el plan especial de infraestructuras y no había informes de evaluación ambiental.

Esta etapa de urbanismo, “coincidió sin ninguna duda con una etapa de enriquecimiento y de obras que se hacían en la hípica del señor Bono, que fueron muy sospechosas, porque algunas de ellas fueron realizadas por una empresa vinculada a El Pocero”. Con posterioridad, Page actuó “como abogado defensor” del Pocero; “pide que se negocie con el Pocero para sacar adelante El Quiñón  y a cambio el Ayuntamiento de Seseña tendrá trato de ayuntamiento socialista”. Estos argumentos, dijo Riolobos, se desprenden de las denuncias ante la fiscalía anticorrupción que realizó IU.

Por otra parte, recordó que el Tribunal de Cuentas en el año 2010, en sus informes en relación con este caso dijo y censuró de una forma clara la actuación del gobierno de Bono y de García Page como portavoz, “porque no cumplió sus funciones”. Así mismo, la Intervención General del Estado determinó que el comportamiento del gobierno de Page, Bono y de la Junta en ese momento “fue un desatino que sólo se explica por la grave dejación de funciones o por la protección de intereses ilegítimos”.  

“Es un auténtico escándalo”, aseveró la portavoz que exigió de nuevo explicaciones a Page porque tras la condena a dos años de cárcel del que fuera durante siete años secretario general de los socialistas castellano-manchegos, el señor Hernández Moltó, “ahora hay otro ex alcalde del PSOE que se enfrenta a una posible condena de cuatro años de cárcel por blanqueo de capitales mientras el gobierno de Bono con Page de portavoz o miraban para otro sitio o hacían como que no veían lo que estaba pasando”.