El alcalde, Jaime Ramos, en el reto de hoy ha refrescado la memoria  al presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page “que ha vuelto a prometer lo mismo que hace cuatro años”.

En ese sentido, se ha referido al anuncio de “la lluvia de millones para Talavera de la Reina y sus comarcas” que García-Page prometió en el año 2016 en una vaquería de la EATIM de Talavera La Nueva. Dijo que sería “el  “mayor bombazo inversor de toda la democracia”, y apuntó que este ‘Plan Especial para Talavera y sus Tierras’ empezarían a notarse en 2017, algo que no ha cumplido.

Por eso, ha reiterado que en el acto de presentación de la candidata del PSOE a la alcaldía de Talavera “ha vuelto a prometer lo mismo que hace cuatro años, la única novedad es que el Tajo va a traer el doble de agua, algo que me parece para nota”.

Por otra parte, Ramos también ha respondido al presidente de la Diputación de Toledo, al que ha dejado claro que la oficina de turismo de Talavera “no se abre porque Page no le deja a Álvaro Gutiérrez hacerlo”, a pesar de que el Ayuntamiento ha cumplido con su parte.

Respecto a las murallas en la zona de Entretorres, el alcalde ha explicado que el Ayuntamiento lleva varios meses de espera para poder hacer uso de la subvención de la institución provincial para las murallas; “y seguimos esperando el informe de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha”.

El regidor ha avanzado que la concejal de Patrimonio se ha puesto en contacto con el consejero “para decirle que llevamos varios meses esperando esa contestación”. Por lo que ha sentenciado que el Ayuntamiento “poco puede hacer cuando el resto de administraciones no hacen lo que les corresponde”.

Por último, también ha respondido a los anuncios del Page sobre los planes de empleo, al que le ha recordado que los ayuntamientos tienen cada vez más complicado acogerse a estas convocatorias, “sobre todo cuando se judicializa el proceso y tenemos la espada de Damocles de tener que pagar mucho dinero”.

“La Junta pone algo de dinero e impone las normas de las convocatorias de los planes”, mientras que los Ayuntamientos además de pagar una buena parte de los mismos también tiene que encargarse de los pleitos y de las diferencias salariales de las personas que participan en planes de empleo.