El alcalde, Jaime Ramos, aseguró que nunca ha votado en contra de proyectos para Talavera, sino todo lo contrario, que trabaja por el beneficio de esta ciudad.

Lamentó sin embargo que la concejal socialista en el Ayuntamiento y también diputada provincial, Flora Bellón, votase en contra de un convenio de la Diputación por valor de 400.000 euros para Talavera, con lo que la ciudad se quedó sin ese dinero que se iba a destinar principalmente para patrimonio como venía sucediendo en legislaturas anteriores.

A preguntas de los periodistas recordó que cuando gobernaba el PP en la Diputación y él mismo ostentaba el cargo de portavoz en la institución provincial, “en tan solo 9 meses trajimos casi dos millones de euros para Talavera”.

Por eso, el regidor dijo que “sería bueno” para Talavera que los socialistas, que gobiernan en la Junta y en la Diputación con pactos de gobierno, trajeran algo para la ciudad, en vez de centrarse “en atacar al alcalde que eso sólo da rédito electoral”.

Ramos respondió así a las críticas de los portavoces de PSOE y Ganemos en el Ayuntamiento y avanzó que comparecerá en pleno porque así le han interpelado para dar cuenta “otra vez” sobre los convenios con la Diputación.

El alcalde recordó que el Ayuntamiento solicitó reinvertir las bajas de los contratos para seguir promoviendo proyectos relacionados con el patrimonio de la ciudad, “pero la Diputación lo denegó”. También dijo que hay una parte del dinero del convenio con la institución provincial “que corresponden a justificaciones que estaban contempladas en dicho convenio y que no han querido aplicar, algo que hemos recurrido y la Diputación no ha aceptado el recurso”.

Por otra parte, calificó “de traca” lo que la Junta ha hecho con el dinero que había comprometido para el último Campeonato del Mundo de Motocross; “muchos meses después de su celebración nos conceden una subvención la mitad para el campeonato, que ya estaba pagado y la otra mitad del dinero para otro proyecto que con ese dinero no se podía hacer nada”. Ramos dijo que ese es el verdadero problema que existe con la Junta, y que si “hubieran cumplido su palabra no estarían hablando de esto para intentar darle la vuelta, que es algo torticero”.