El vicepresidente provincial del Partido Popular, Jaime Ramos compareció hoy en rueda de prensa para exigir explicaciones a Barreda sobre lo sucedido en Caja Castilla-La Mancha después de que en el Pleno de las Cortes de ayer los socialistas volviesen a negar por séptima vez una comisión de investigación. “Creo que cuando hay 7.000 millones de razones o más de un billón (según la moneda con la que se mida), hay que dar explicaciones, y si no se dan y se niegan, a Barreda no le queda otra que marcharse a su casa, y tiene que hacerlo como principal responsable de la región y de todo lo acontecido en CCM porque es la Ley de Cajas la que le atribuye, le confiere y le obliga a su inspección, tutela y vigilancia”.

Ramos aseguró que desde el Partido Popular se han empeñado en que todos los castellanomanchegos conozcan lo que ha sucedido en la caja y que ha provocado que la región sea la única comunidad que carece de una entidad de referencia, por eso «no dudaremos en acudir a los tribunales muy pronto», anunció. 

El dirigente popular insistió en que el Gobierno regional ha negado y ocultado información sobre CCM y sin embargo «no han ofrecido más que una lista interminable de excusas, irresponsabilidades y mentiras» porque  Barreda «pretendió y sigue pretendiendo tapar 7.000 millones de euros, cantidad en la que la Comisión Europea ha cuantificado las pérdidas de la caja». 

Jaime Ramos indicó que los socialistas de la región se han basado todo este tiempo en siete grandes mentiras para no explicar nada sobre la situación que atravesaba la caja y la primera de ellas fue achacar a la crisis financiera internacional el hundimiento de la entidad, mientras que el ex ministro Pedro Solbes hablaba de «la gestión inadecuada» de los directivos de CCM. 

Una de las mentiras «más graves», ha sido la de «echarnos permanentemente la culpa de todo al  Partido Popular», sentenció Ramos, que advirtió de que fue la propia Junta de Castilla-La Mancha quien retiró 144 millones de euros un mes antes de su intervención. «¿Ésta era la ayuda que el gobierno socialista brindaba a la que entonces todavía era entidad de referencia de Castilla-La Mancha?, curiosa forma de defender la caja y la región». 

Por otra parte Ramos recordó que la vicepresidenta de Castilla-La Mancha dijo en las cortes que «la entidad es solvente, en la medida en la que explícitamente se señala que el patrimonio neto de la entidad es positivo», mientras, a finales de marzo «conocíamos que CCM no cumplía el baremo de solvencia, con un capital sobre riesgos del 7,5%, cuando el mínimo exigido era del 8%», y a principios de 2010 se supo que la caja cerró 2009 con patrimonio negativo de 252,1 millones. 

El PSOE también mintió sobre la unanimidad en las decisiones de sus órganos de gobierno; el vicepresidente se remitió a las informaciones de la prensa que apuntaban a que en los consejos de administración se silenciaban las preguntas incómodas. «¿Es así como se consigue la unanimidad, imponiendo el silencio? ¿O se consigue directamente, tal y como afirma el Banco de España prescindiendo del procedimiento establecido, de modo que los órganos competentes no tuviesen acceso a la información?», se preguntó. 

Otro de los argumentos que ha manejado el Gobierno socialista era el de la «inexistencia  de incidencias importantes detectadas por parte del Banco de España y la consejería Economía». Jaime Ramos explicó que bastante tiempo después «hemos sabido que el presidente de CCM conocía la existencia de una inspección del Banco de España en la que se sugería la necesaria reclasificación de determinados créditos, y Hernández Moltó no dijo nada al resto de consejeros».  

El responsable popular calificó esto de «muy grave, pero lo es más si se tiene en cuenta, que los datos que al Banco de España le han servido para intervenir la entidad, y denunciar un sinfín de irregularidades» pero sin embargo a la consejería de Economía de Barreda, no le ha servido ni para una advertencia, «no digamos ya para iniciar una inspección, que por supuesto es algo que no ha hecho». 

Jaime Ramos también se acordó de la «supuesta tranquilidad que nos daba el gobierno de Barreda diciendo que CCM estaba en las mejores manos después de la intervención», por lo que cabía preguntarse: «¿en manos de quién ha estado la caja?, ¿es que antes no estaba en las adecuadas?».

El vicepresidente provincial desveló también la posición del gobierno de Castilla-La Mancha en relación con un «supuesto compromiso» con los trabajadores por parte del gobierno de Barreda. «Estuve en la asamblea y vi cómo los consejeros del PSOE aplaudieron, al desestimarse una propuesta del PP en la que se pedía que la operación de absorción en el grupo Cajastur debería incluir, en primer término, la garantía escrita, reconocimiento y mantenimiento de los puestos de trabajo existentes en el grupo de Caja Castilla-La Mancha», concluyó.