El presidente del PP en Talavera, Gonzalo Lago, señaló hoy las incongruencias del PSOE en materia de agua, ya que en los últimos días el ministro de Fomento dijo estar a favor del trasvase del Tajo medio y posteriormente lo negó el presidente de Extremadura; los socialistas de la región negaron el trasvase del Ebro y ahora reclaman que se lleve a cabo, con esto “Rivas va a acabar turuta por los cambios de opinión de sus compañeros de partido respecto al agua”.

Lago reiteró que los socialistas cada día ofrecen un mensaje diferente con respecto al Tajo, «no se aclaran, lo que demuestra su improvisación y el diferente rumbo a seguir según el aire que sople», lo que lógicamente desconcierta a los ciudadanos.

El presidente aseguró que el alcalde socialista se refugia en su despacho y evita tomar medidas que representen una alternativa a nuestras necesidades de agua. «El Tajo está abandonado, como casi todas nuestras infraestructuras hidráulicas».

Gonzalo Lago insistió en que el alcalde sigue sin reclamar una alternativa a la presa de las Marquesitas «para asegurar nuestras necesidades de agua limpia», como tampoco exige la puesta en marcha de inmediato de la estación de Tratamiento de Agua Potable.

El presidente, amparándose en la declaración institucional en defensa de los agricultores y ganaderos del pasado Pleno, dijo que el equipo de Gobierno socialista podría tomar una medida local de apoyo para los mismos, por ejemplo, reclamando que se lleve a cabo «la remodelación del regadío de la vega talaverana, que por otra parte, es una promesa incumplida».