El presidente del PP de Talavera, Gonzalo Lago, denunció hoy la política medioambiental que practica el equipo de Gobierno socialista, que le ha llevado a confundir una limpieza “ostentosa” con “ostensible”, que lo único que evidencia es la suciedad y la porquería que se acumula en las calles. Lago aseguró que la política ostentosa de la concejala de medio ambiente es por tanto “pomposa y de fanfarronería” y desgraciadamente ha provocado que los socialistas “se tapen los ojos ante la suciedad de Talavera”.

Lago aseguró que el municipio tiene un problema de imagen, algo que contrasta con la política de apariencia que caracteriza al equipo de Gobierno que no ven «la apariencia real de suciedad y abandono de Talavera». 

El también portavoz del Grupo Municipal Popular, dijo que es necesario acercar a los ciudadanos los medios necesarios para que depositen sus basuras, Lago recordó que en el Debate del Estado del Municipio, el PP pidió que se ampliara el horario de los puntos limpios a diario y que se abrieran los fines de semana, algo que no fue apoyado por José Francisco Rivas y Rosa Bello. 

onzalo Lago le explicó a la concejala de Medio Ambiente el concepto de lo que debería ser limpieza, por ejemplo, que no existan papeles tirados en las calles, que los propios contenedores estén limpios en su estructura, o que la superficie donde se encuentran esté también adecentada, además de que no existan pintadas o grafittis en edificios emblemáticos e históricos de nuestra ciudad.

Concepto de limpieza es que no existan vertederos incontrolados, que son una fuente constante de riesgo para la salud y destrozan la imagen de la ciudad. Rivas y Bello «ignoran conscientemente» la existencia de estos vertederos a pesar de que la concejala del ramo conozca su ubicación exacta sin hacer nada al respecto, «eso sí es un atentado contra el medio ambiente».

El PP considera que Talavera debería «estar reluciente» atendiendo a lo que paga cada talaverano por estos conceptos, así, si sumamos 40 euros por la limpieza viaria más 80,61 euros de media que pagan las familias por cuota de recogida de tratamiento de basuras, conforman una cifra nada despreciable que debería redundar en la limpieza extrema de nuestras calles, algo que a día de hoy es una utopía. 

«Se puede decir sin ningún tipo de rubor que Rivas y su equipo de Gobierno son una calamidad y tienen un suspenso categórico en limpieza», ya que en estos años no ha existido una política medioambiental, pero sí el abandono, la dejadez y la desidia.

Lago reiteró que los ciudadanos no quieren oír hablar a los socialistas con frases grandilocuentes «ni ostentosas» sino que reclaman una verdadera gestión medioambiental «que no suponga subidas continuas de las tasas municipales» y que de verdad hagan merecer a Talavera la Bandera Verde, y eso se consigue «trabajando, controlando, pisando las calles y no escondiéndose en los despachos».