El portavoz del Grupo Municipal Popular, Gonzalo Lago, aseguró hoy después del Pleno extraordinario que lo que ve el Partido Popular en el resumen de las cuentas municipales para el 2011 es un nuevo intento del PSOE “de vender humo”, porque para el partido lo que queda claro en los presupuestos “es que el Ayuntamiento está endeudado, empobrecido, judicializado, y sin capacidad de inversión futura”.

Para Lago, el alcalde José Francisco Rivas, ha presentado unos presupuestos «que son el resultado del despilfarro y del malgasto de los últimos años y hace que en Talavera se pierda el estado de bienestar», y son además, un claro ejemplo de la misma política que hace Zapatero en España. 

El responsable popular avanzó que las inversiones han caído «drásticamente en un 80 por ciento y dejan a Talavera sin posibilidad de futuro», y en Talavera «hemos pasado de que nos tocara la lotería hace años con este alcalde como dijo Bono a que nos toque la ruina económica y la incapacidad de inversión».

Gonzalo Lago explicó que a estos presupuestos se suman «el engaño y la mentira de Zapatero», que habló de poner en marcha una financiación local «que todavía esta sin hacer», mientras que el endeudamiento del Ayuntamiento sigue siendo de un 60 por ciento, «y eso lo vamos a tener que pagar todos hasta el año 2033». El portavoz añadió que el hecho de que el Consistorio «no tenga capacidad de maniobra» es gracias al concejal de Hacienda y al alcalde.

Además, el portavoz censuró que el Partido Popular haya recibido sólo «un miniresumen del presupuesto», y las cuentas desglosadas se las vayan a facilitar en la comisión informativa de cuentas y asuntos económicos, «cuando lo lógico es que fuéramos a la primera comisión conociendo todas las partidas». 

A preguntas de los periodistas sobre el futuro de Rivas y su posible candidatura a las Cortes regionales, Gonzalo Lago, dijo que «hay puentes que nos llevan a ninguna parte y hay joyas que es mejor tenerlas guardadas en un cofre o que se vayan a otro sitio cuando no saben solucionar los problemas de una ciudad, y evidentemente parece ser que al tesoro que tenemos en Talavera se le quieren llevar a otra parte porque aquí ya no tiene sitio».