El presidente del Partido Popular, Gonzalo Lago, lamentó hoy que el alcalde, José Francisco Rivas, gobierne “de espaldas a los ciudadanos” porque nuevamente ha antepuesto su interés político a los vecinales, que se han opuesto claramente al Centro de Educación Vial en la Ronda del Cañillo.

«Rivas y su equipo de Gobierno están dando un mal ejemplo a los talaveranos porque desoyen la opinión vecinal y no cumplen con el primer deber de un alcalde que no es otro que hacer aquello que piden los ciudadanos», aseguró Lago, que añadió que no es de extrañar que los ciudadanos consideren a los políticos como el tercer gran problema que les preocupa después del paro y la falta de actividad económica. «Los que estamos en política deberíamos reflexionar para que nos vean como una solución a los problemas diarios en lugar de ser los que los provocan».

El dirigente popular recordó que desde el Partido Popular se apuesta por desarrollar otros proyectos antes que llevar a cabo este centro, «porque hoy el interés prioritario de los vecinos no es otro que ayudar a nuestras pequeñas y medianas empresas y a los autónomos para crear empleo», que es lo verdaderamente importante para una ciudad que tiene el triste récord de concentrar más de 12.000 desempleados. 

Gonzalo Lago apuntó que este centro redunda en la pérdida de plazas de aparcamientos, en una zona donde las que existían gratuitas en la antigua estación de autobuses pasaron a ser de pago «en beneficio de una empresa», cuando siempre han estado a libre disposición de los ciudadanos. El presidente local hizo hincapié del «daño» que se hace a los comercios locales por negar la gratuidad de los estacionamientos y hacer que los consumidores alejen sus vehículos del centro o elijan otras zonas comerciales «donde no cobran por aparcar».

El Partido Popular propuso que en el espacio de la antigua estación de autobuses se llevaran a cabo dos proyectos: un aparcamiento gratuito para facilitar la actividad económica, «al menos durante el tiempo que dure la crisis», y en ayuda de la cerámica, una exposición permanente con obras que representen «a todos y cada uno de nuestros ceramistas, pero Rivas y su equipo de Gobierno desoyen la opinión general y siguen dictando sus normas de manera autocrática», lo que hace que algunos de estos políticos sigan siendo una de las primeras preocupaciones de los ciudadanos.

El también portavoz del Grupo Municipal aseguró que a todo esto se suma el «agravante» de que se pretende llevar a cabo este proyecto «adjudicándolo directamente a una empresa», lo que hará que se pierda el principio de igualdad de oportunidades, «algo que es habitual en la política de amiguismo de Rivas y los suyos».

Gonzalo Lago agregó que los casi 240.000 euros que cuesta el proyecto, casi 40 millones de la antiguas pesetas, «en lugar de dedicarlos a crear empleo y a la reactivación económica, se invierten en originar un mayor gasto perpetuo a nuestro Ayuntamiento», que lamentablemente se suman a los gastos que generan el Mercado de Ganados, la Estación de Autobuses, Talavera Ferial, o el nuevo puente, «que seguirán esquilmando las arcas municipales de por vida». 

El presidente apuntó que el Centro de Educación Vial debería haberse instalado en el parque de la Alameda, junto a Talavera Ferial, que hubiese sido una excelente ubicación, en vez de ocupar la zona centro «y eliminar aparcamientos». 

El concepto de eficacia en la gestión debería ser lo prioritario para Rivas y su equipo de Gobierno, que sin rumbo, y con una improvisación constante llevan a nuestro Ayuntamiento a una situación económica de difícil salida», concluyó.