El viceportavoz del Grupo Municipal Popular, José Julián Gregorio denunció la “desidia, la apatía y la incompetencia de Rivas y su equipo de Gobierno” y pidió que ponga a las diversas concejalías a trabajar para solucionar los problemas de Talavera, “que para ello todos los talaveranos pagamos sus sueldos”, también solicitó que para ahorrar y dar ejemplo de austeridad suprima a aquellos ediles que no tienen utilidad “y viven del cuento y de la sopa boba como el concejal de Empleo; lo que menos necesita Talavera es un alcalde escondido como el avestruz y su equipo a punto de descender de categoría”.

Gregorio mostró la preocupación del Partido Popular por lo que está  sucediendo en la ciudad con nuestras calles, plazas y barrios ya que continuamente surgen problemas en las obras de la ciudad, que «parecen realizadas  con precipitación y sin la pertinente vigilancia de los concejales del equipo de Gobierno, desaparecidos hace tiempo de la gestión necesaria y capacitada del Ayuntamiento». 

El también concejal popular calificó de «vergonzosa» la remodelación de la plaza de Santa Leocadia con cargo al famoso Plan E de Zapatero, que apenas finalizada, «ya se está trabajando en su nueva reestructuración». El Partido Popular denunció la imposibilidad de acceder al barrio coches de bomberos o el extermino de aparcamientos, «o los casos sangrantes de las calles Joaquina Santander,  Ángel del Alcázar y aledañas, en las que el mobiliario que se instaló, se arranca por vehículos con asiduidad como consecuencia de la estrechez de los pasos de peatones». Todo esto es un gran impedimento para cientos de vehículos que no pueden descargar sus mercancías en los negocios cercanos a esas vías. La calle Lepanto se ha tenido que volver a asfaltar con una gran incomodidad para los talaveranos que viven y transitan por allí. 

José  Julián Gregorio manifestó las «chapuzas» llevadas a cabo en las obras del barrio La Piedad, después de las molestias que causaron el arreglo de la iluminación y sobre toda la nueva pavimentación, 2el día  26 de enero de 2010 tuvieron que ser subsanados los bordillos para pasos de peatones y otros remates, gracias al clamor vecinal». 

De la misma manera ocurrió en el barrio de El Carmen, donde farolas nuevas y farolas antiguas convivieron «como si fuera un museo del mal gusto al aire libre», lo que transmite «dejadez, desidia, pereza, indolencia, apatía y descuido del alcalde Rivas y su equipo desinflado lo cubre todo en Talavera».

El edil recordó que desde el Partido Popular se ha sacado a la luz  pública el deplorable estado de algunos tramos de la calle Alfares que se encuentra salpicada de charcos, socavones e irregularidades de toda índole, siendo especialmente peligrosa en cuanto a los adoquines que se mueven «como si tuvieran el baile de San Vito». 

Gregorio insistió en que no sólo estos barrios tienen problemas, «también se ha tenido que cortar la avenida de castilla la Mancha el 10 de febrero para arreglar varios socavones que se estaban creando entorno a las alcantarillas», huecos que han aparecido apenas a los muy pocos años de haber sido convertida en doble vía». Aquí seguimos viendo esa desgana, apatía, desinterés y pereza de este equipo socialista sin rumbo, «que aún no han rebajado los pasos de cebra elevados de esta avenida, cuando desde el PP y desde asociaciones vecinales se ha pedido su rebaje por la desmesurada altura y porque pone en peligro a los conductores». 

El concejal aseguró que desgraciadamente, el abandono y el desarreglo no se queda lo encontramos también en la calle peatonal más transitada de Talavera, la Calle San Francisco, «donde las baldosas se mueven en alegre baile, provocando que al pisarlas en los días de lluvia salte el agua que tienen bajo ellas y salpiquen a todos los vecinos, «a quien Rivas y su nefasto equipo de Gobierno tiene abandonados». El edil aseguró que existe peligro en esta calle para los viandantes ya que a finales de enero una vecina pisó uno de esos adoquines movibles y cayó al suelo, lo que le provocó contusiones menores; «esto, que es más habitual de lo que este equipo conoce, nos indica que existe inseguridad hasta en el suelo de nuestras calles». 

José  Julián Gregorio reiteró que el PP denuncia «el abandono, apatía y desidia que envuelve al Gobierno socialista de la Ciudad, sin ideas claras, sin futuro, errático y dando tumbos al azar con el único objetivo de opositar a la oposición, dejando la ciudad en la oscuridad que refleja la iluminación de sus calles». 

El viceportavoz afirmó que el partido está de acuerdo con estas obras que deberían mejorar las calles talaveranas, aunque advirtió  de que tienen un periodo de garantía de un año, «pero desde el Partido Popular nos preguntamos qué ocurrirá cuando transcurra este periodo y sigan surgiendo errores o deterioros  antes de los previsto, ¿Rivas y su equipo de Gobierno han previsto el gasto que supondrá el que muchas obras no estén bien rematadas?», concluyó.