El secretario general del Partido Popular, José Julián Gregorio, pidió hoy al alcalde, José Francisco Rivas, responsabilidades políticas por el retraso en la apertura del aparcamiento subterráneo de la avenida de Pío XII, por los graves problemas que está ocasionando a los talaveranos y a los comerciantes, que se vieron obligados a manifestarse la semana pasada ante lo que consideran una gran injusticia. “No ha tomado las medidas pertinentes, ha hecho dejación de funciones y aún no sabemos si se ha seguido una supervisión diaria de estas obras”.

El dirigente popular recordó que el Partido Popular lleva desde junio de 2009 denunciando los problemas que las obras están ocasionando a los vecinos y que continúan, después de que el concejal de Economía se atreviese a decir en febrero de 2010 que la avenida abriría el 15 de mayo, y lamentablemente siete meses después sigue cerrada. «Esto no es indecente, es inaceptable que uno de los máximos responsables políticos del Ayuntamiento comunique una fecha falsa. Desde el PP creemos que esta falta de previsión de durísimas consecuencias para nuestros convecinos, sólo tiene una palabra: que dimita antes de que nos presente los presupuestos del fracaso de 2011». 

Gregorio aseguró que esta equivocación ha jugado con el dinero y la economía de muchas familias talaveranas a las que se les infundió esperanza con una nueva fecha en noviembre, que desgraciadamente tampoco ha sido una realidad. «Ha quedado demostrado, como con el carril bici que primero están sus intereses partidistas y luego los vecinos y las empresas». 

«Parafraseando a Rajoy: El ministro de Fomento es un inútil total con dosis importantes de caradura porque siempre encuentra excusas para no asumir sus responsabilidades, estas palabras que son de Rubalcaba contra un ministro de Aznar, las podemos aplicar hoy aquí, pero al dúo: a Carlos Ángel Devia y a Tirso Lumbreras, y Rivas desgraciadamente sigue sin dar la cara como Zapatero o sin traer inversiones como Barreda». 

DAÑOS QUE CONTINÚAN  

Gregorio recalcó que hay daños que continúan en estas obras, como que se han suprimido casi 200 plazas de aparcamientos gratuitas y se preguntó  si se ha compensado de alguna manera a los talaveranos por este robo, porque «no ha habido una rebaja de impuestos sobre los vehículos».  

El también viceportavoz del Grupo Municipal Popular preguntó de nuevo también por qué no se ha concedido una plaza a los residentes de Pío XII con aparcamiento propio en la Estación de Autobuses, y por las indemnizaciones a los comerciantes y empresarios de la zona. «Desde el Partido Popular reclamamos hace ya muchos meses al alcalde que solicitara otro convenio a la Junta de ayudas directas al comercio afectado por la falta de previsión en los plazos,  por las grietas en los edificios,  tanto de viviendas como de las empresas, por la suciedad acumulada, por los vertederos de escombros, por los charcos, por el ruido de las chapas, por el cierre de negocios o por la imposibilidad del reparto». 

«Todo esto se pidió por el Partido Popular, pero sigue vigente la falta de previsión de plazos, y es indecente la actitud de los concejales del PSOE y del alcalde, que sigue sin dar la cara», recalcó el edil que insistió en que continúan las grietas en los edificios «y todavía no hemos visto la supervisión del Ayuntamiento, porque Rivas y los suyos han dicho sí bwana a la empresa». 

El concejal aseguró que persiste la acumulación de agua en las zonas que se ya se ha denunciado reiteradamente, sigue vigente la falta de aparcamiento que ahora se extiende a todas las calles limítrofes y las continuas «chapuzas» porque se han instalado baldosas nuevas encima de las antiguas, «y lo peor es que continúan cerrando negocios por esta desastrosa previsión de plazos y no hay ayudas para vecinos y comerciantes».  

PROPUESTAS 

José  Julián Gregorio indicó que desde el Partido Popular se propuso al equipo de Gobierno que el alcalde designara a otro concejal «más preparado» para negociar con la empresa adjudicataria la cesión de un número determinado de plazas de aparcamientos gratuitas y por tiempos para aquellos ciudadanos que compren en esta zona, mediante la utilización de una tarjeta o de los mismos tickets de la compra. 

También se apostó por resarcir a los vecinos de la zona porque  desaparecería un número indeterminado de plazas gratuitas de aparcamientos y que en zonas de aparcamiento de pago los vecinos tuvieran bonificaciones e incluso que la primera hora fuera gratuita para los clientes, como que se redujera el impuesto de tracción mecánica de vehículos. «También solicitamos que cuando finalizara la construcción del parking de Pío XII y transcurra el primer año, se realizara un estudio sobre la tasa de ocupación, porque los talaveranos deben saber sí ha merecido la pena perder tantas plazas gratuitas, o dar una marcha atrás en el comercio durante casi 2 años de duración de obras». 

Gregorio volvió advertir que si no se pone remedio a esta situación que es insostenible «las 2.040 plazas ofertadas de estacionamientos  privados de la ciudad no servirán para nada, porque no habrá comercios, ni otras empresas». 

El responsable popular recalcó que a los miembros del equipo de Gobierno «debería caérseles la cara de vergüenza» ante las denuncias vecinales y añadió que le resulta aún peor que estas navidades los socialistas no permitan aparcar en superficie para ayudar al comercio, así como que hayan privado de la iluminación navideña a esta zona, «a pesar de que el presupuesto se ha incrementado en 40.000 euros este año». 

«Este comerciocidio no tiene visos de solución y hay que agradecer a los comerciantes, empresarios y asociaciones que la no de un paso más hacia la bancarrota económica y social. Mientras, el Equipo de Gobierno  sigue «con su política de dedocracia», como hemos visto en la adjudicación del Centro de Educación Vial del que no hemos sido partícipes,  de actuar de espaldas a la ciudad gestionando de una manera muy sospechosa y de no poner las medidas que la oposición, asociaciones vecinales, asociaciones empresariales y conciudadanos claman todos los días».  

Por último, José Julián Gregorio lanzó un mensaje de esperanza que será una realidad a partir de mayo de 2011, cuando Gonzalo Lago sea alcalde en Talavera y María Dolores Cospedal presidenta de Castilla-La Mancha.