El viceportavoz del PP en Talavera y concejal en el Ayuntamiento, José Julián Gregorio, dio a conocer hoy los resultados de un estudio de ocupación del aparcamiento de Ronda del Cañillo, donde queda patente no llega a un 20 por ciento. José Julián Gregorio explicó que se ha analizado el tramo horario desde las 8 de la mañana hasta las 8 de la tarde, donde se registra una ocupación de unos 20 o 30 coches diarios desde el mes de julio hasta las fechas en las que estamos, lo que viene a subrayar el “fracaso del alcalde, José Francisco Rivas y del concejal de Hacienda, Carlos Ángel Devia en un monopolio dado a una empresa supuestamente de su cuerda”.

La decisión de que el aparcamiento no sea gratuito ha provocado que no cuente con el respaldo de los comerciantes ni con el de los talaveranos, «que ya no aceptan una imposición dictatorial del Gobierno socialista de pagar por aparcar cuando ha sido gratis hasta hace muy poco». 

El viceportavoz del Partido Popular aseguró que por el contrario, en la explanada del recinto Ferial estacionan a diario alrededor de 300 vehículos, dada la gratuidad de la zona. Devia, continúa con su cinismo ya que dijo en su día que era necesario que la sociedad talaverana «cambiase de mentalidad» para aparcar en un lugar donde cobrasen por hacerlo, y obvió un informe que encargó a la Policía el 23 de febrero de este año, que especifica que en las horas punta del 23 al 27 de febrero la ocupación en el Ferial llegaba casi al 100 por cien. 

Gregorio se preguntó por el «misterio» que encierra el concejal de Hacienda al engañar al comercio, a los talaveranos y a las asociaciones para acabar instaurando el pago en Ronda del Cañillo. 

«El concepto que tiene Rivas y su equipo no es el de apoyar al comercio, sino el de esquilmar a los ciudadanos y hacerles pagar de su bolsillo los servicios que dan. No les bastan los impuestos y las tasas, en esta crisis quieren que les paguemos la desastrosa gestión de la ciudad», dijo el concejal que aseguró que a los socialistas no les importa que en la zona centro se hayan perdido un 40 por ciento de las empresas.  

El PP propuso en rueda de prensa en el mes de junio que las zonas de aparcamiento dispongan de de un horario gratuito las dos primeras horas al efectuar las compras y que las bonificaciones se realicen  a partir de la segunda hora. También se pidió que el nuevo aparcamiento de Ronda del Cañillo no se pusiera en funcionamiento en forma de pago hasta que lo más duro de la crisis haya pasado y que tenga una zona gratuita de forma perenne como ha estado siempre en esa zona. 

José  Julián Gregorio apuntó que el equipo de Gobierno debería  reunirse con asociaciones, empresarios y vecinos para buscar mejores alternativas, algo que no se ha hecho. El viceportavoz denunció que en el Debate del Estado del Municipio los socialistas rechazaron sin contemplación las propuestas del PP como la creación de un aparcamiento en la Corredera del Cristo, la bajada del precio de la hora, o la idea de realizar un plan de aparcamientos gratuitos en cada uno de los barrios talaveranos. 

Por otra parte, el edil se refirió a la pérdida de plazas de aparcamiento gratuitas en la plaza de Santa Leocadia, Joaquina Santander y adyacentes donde la instalación de contenderos ha propiciado la pérdida de ese espacio para los coches, mientras que José Francisco Rivas no ha ofrecido ninguna alternativa al respecto.

Gregorio denunció el engaño que ha supuesto para los talaveranos el plan de obras del aparcamiento de Pío XII, ya que desde el equipo de Gobierno se aseguró «por activa y por pasiva» que durante la ejecución de los trabajos se dejaría doble sentido, cuando se comprueba que sólo hay uno. «Es otro escalón en la destrucción de la pequeña empresa de Rivas y los suyos». 

El viceportavoz concluyó diciendo que José Francisco Rivas y José Ángel Devia «no tienen en cuenta los problemas de los ciudadanos, ni las propuestas del PP, ni la de las asociaciones empresariales, ni las vecinales, sólo tienen afán recaudatorio. Viven en un mundo, donde gobierna don erre que erre (Devia) que no quiere escuchar y un alcalde cansado que no quiere ver». Si hubiera que escoger un lema para toda esta serie de despropósitos, el más idóneo sería «tropezar para destacar, destacar para tropezar».