El portavoz del Grupo Municipal Popular, Gonzalo Lago, aseguró hoy que el alcalde, José Francisco Rivas y su equipo de Gobierno “dan la espalda a los talaveranos y les toman el pelo con las tasas y ordenanzas fiscales”, después del Pleno celebrado ayer. El también presidente del PP local dijo temer que con la apuesta económica de los socialistas para el 2010 “haya más talaveranos que se declaren insolventes y pasen a engrosar la lista de los 12.000 parados que registra la ciudad”. Lago reiteró que Talavera está “a la cola en renta per cápita ya que dos de cada tres talaveranos cobran menos de 1.000 euros”.

Desde el PP se apostó por ayudar a toda la población con ayudas reales que se reflejen en las tasas y ordenanzas fiscales, en vez de aprobar medidas de las que no pueden beneficiarse el conjunto de los talaveranos.

Lago explicó que Rivas y su equipo socialista «no escuchan» para mejorar la situación a la que se ven avocados miles de talaveranos; no aprobaron la disminución del tipo impositivo del IBI para los desempleados, ni la disminución del impuesto de vehículos de tracción mecánica para los que reduzcan los consumos energéticos y emisiones de gases contaminantes.

El portavoz reiteró que el equipo de Gobierno se empeña en no ofrecer un respiro al pequeño comercio que está asfixiado por las obras que se retrasan «por la mala gestión de Rivas». Los socialistas tampoco apoyaron la propuesta de establecer un sistema de beneficios fiscales a las empresas dedicadas a I+D+I para localizar en Talavera industrias dedicadas a este sector, por no ceder, ni siquiera han contemplado la bajada del precio de la ORA «y no entendemos por qué».

«Este año parece que no van a tocar el agua y la basura porque se les cae la cara de vergüenza al observar la subida que provocaron el año pasado, después de anunciar que iban a congelar los impuestos», aseguró Lago, que manifestó su desconfianza «hasta que veamos los recibos porque no llevan a cabo lo que prometen».

Por otra parte, Gonzalo Lago también se refirió al Centro de Tratamiento de Residuos Urbanos y aseguró que «ha quedado demostrado que estaba mal tramitado desde su inicio, que tiene vicios que ha dado lugar a que el Supremo resuelva su nulidad», así, ayer quedó patente que el proyecto se aprobó previamente al estudio medioambiental, cuando debería haber sido a la inversa.

El portavoz aseguró que «presuntamente, es raro que el terreno donde iba a estar ubicado el centro se adquiriera por una persona meses antes de que el estudio medioambiental eligiera ese terreno como el más idóneo para la ubicación de la planta».

Además, reiteró que el centro no cumple los requisitos de distancia mínima a un núcleo urbano, y si no lo refleja la sentencia del Supremo «es porque no ha entrado en el fondo del asunto», por eso hoy este proyecto podría constituir «un delito medioambiental por sus vertidos y por la acumulación de porquería a su alrededor».

Lago concluyó explicando que la Junta y José María Barreda son los responsables de lo mal que se ha llevado a cabo este proyecto, aunque el alcalde lo es también por su nefasta gestión; «este equipo de Gobierno no trabaja, no controla y echa la culpa a los demás para huir de sus propios errores».

El presidente se preguntó «¿qué hará Rivas ahora con una planta que está abierta y que el Supremo ha dicho que es ilegal?», «¿cerrará el centro? Porque eso sí depende de él». Lago insistió en que el alcalde debe ofrecer una explicación pública a los talaveranos para aclarar «si esto va a suponer un coste para las arcas municipales».