El portavoz del Grupo Municipal Popular, Gonzalo Lago, denunció hoy en rueda de prensa la irresponsabilidad de alcalde, José Francisco Rivas, porque el Ayuntamiento ha sido condenado de nuevo por el Tribunal Superior de Castilla-La Mancha en el recurso que este Consistorio presentó con respecto a la nulidad de la licencia de apertura de Palomarejos Golf, “lo que demuestra el desprecio por las normas legales y su obstinación por que los proyectos de nuestra ciudad lleven la contraria a las más mínimas normas administrativas”.

Lago manifestó su vergüenza y su rechazo absoluto «ante la judicialización continua de nuestro Ayuntamiento» y las prácticas irregulares que manifiesta día a día el equipo de Gobierno municipal. «Son muchas ya las sentencias de los tribunales que condenan a nuestro Consistorio por la falta de respeto a la ley que manifiesta Rivas y que pone al Ayuntamiento en las patas de los caballos, desacreditando el nombre de nuestra ciudad y a sus habitantes», por lo que insistió en que si el acalde y su equipo de Gobierno tuvieran dignidad «dimitirían en bloque».

Gonzalo Lago reiteró que los trámites para llevar a cabo el proyecto se han convertido «en una nueva chapuza de Rivas, que ha puesto en ridículo al Ayuntamiento cuando ha otorgado una licencia de apertura en la concesión del proyecto de Palomarejos Golf antes del certificado final de obra, y ahora el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha le ha dejado con el culo al aire».

El responsable popular añadió que según las palabras textuales del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha «no se sabe en la tramitación cuáles son las obras para las que se ha concedido la licencia, hecho que es necesario para que pueda ser legal», y si no se conoce el uso que se le va a dar al suelo al que autoriza la licencia, «estamos ante una autorización inadecuada para alcanzar su fin».

El portavoz explicó que se desconoce cuáles son las obras y los proyectos aprobados porque no se sabe si la licencia municipal que concedió el Ayuntamiento se refiere al campo de golf o abarca a todas las demás instalaciones, «lo que demuestra la incompetencia de Rivas».

Lago indicó que los talaveranos se preguntan ahora «qué va a pasar con el campo de golf y las demás instalaciones ya que se corre el peligro de que todo sea nulo, una vez más». Además, el Ayuntamiento deberá pagar en esta sentencia condenatoria las costas procesales, «lo que agrava más las deudas del Consistorio».

Por otra parte, Gonzalo Lago, se refirió a la sentencia del Tribunal Superior de Castilla-La Mancha que condena al Ayuntamiento a pagar 54 millones de euros a Ucota por la expropiación del solar de los Tres Olivos. «El alcalde y su equipo de Gobierno sabían lo que hacían cuando sustituyeron la falta de consignación presupuestaria por un decreto de alcaldía», algo que Lago ya hizo público a principios de diciembre.

Por el expediente sabemos que fue el oficial mayor el que pidió el informe al interventor para conocer si había asignación presupuestaria, como es preceptivo para llevar a cabo una expropiación. La respuesta del interventor «no existe por escrito en el expediente», pero «presuntamente fue comunicado como es lógico de forma verbal», en cualquier caso, si no hubiese habido informe, «no entendemos por qué Rivas no lo pidió de nuevo al interventor».

Lago indicó que Rivas tomó la decisión política de llevar a cabo un decreto de alcaldía que pudiera sustituir a dicho informe, «de ahí que el alcalde y su equipo de gobierno sean los responsables de este entuerto que pone en peligro a nuestro Ayuntamiento».

«No hay que echar la culpa de estos despropósitos a los intermediarios o a determinados técnicos sino a aquél que tomó la decisión política de hacerlo por una vía que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha dicho que es ilegal».

Lago añadió que otra característica de Rivas y su equipo de Gobierno es «la política de oscurantismo y la falta de información para con los talaveranos, y a día de hoy el Grupo Municipal Popular también desconoce lo que se va a plantear en el recurso de casación ante el Tribunal Supremo, porque seguimos sin tener ninguna información al respecto por parte del alcalde, al que recordamos que somos parte del Ayuntamiento y deberíamos dar nuestra opinión al igual que los talaveranos en cuanto a si el recurso debería seguir adelante».

El portavoz recordó que quedan muy pocos días para intentar llevar a cabo la negociación con Ucota porque a principios de febrero es la fecha tope para la formalización del recurso.

Gonzalo Lago añadió que esta nueva condena se suma a la pérdida en los juzgados, durante los dos últimos años, de la convocatoria de plazas de funcionarios de los años 2000, 2002, 2004 y 2007, a la pérdida del intento de manipulación de las plazas de coordinador de festejos y de gerente de urbanismo, y a la pérdida del juicio del parque de los Tres Olivos. «A este paso, si seguimos así, perderemos el coche del alcalde de 50.000 euros, el sillón de la alcaldía y el propio Ayuntamiento, si Rivas sigue llevando la contraria a los tribunales».