El presidente del PP en Talavera, Gonzalo Lago, puso hoy de manifiesto la doble cara del alcalde de la ciudad, José Francisco Rivas, en lo que respecta a la defensa de los ríos Tajo y Alberche, que se ha convertido en un nuevo ejemplo de “chaqueterismo político, donde dije digo, digo Diego”.

Lago recordó que el 6 de septiembre del año 2006, el PP presentó una moción en Pleno que pedía el rechazo frontal y absoluto al trasvase del Tajo medio, que sin embargo no apoyó el Grupo Municipal Socialista con su alcalde a la cabeza, poniendo de manifiesto que ahora se avienen a los planteamientos en defensa del agua que siempre han llevado por bandera los miembros del Partido Popular.

El PP también presentó una moción en Pleno para reclamar los caudales ecológicos en calidad y cantidad a su paso por la ciudad, y ahora el alcalde socialista presenta el más claro ejemplo de «chaqueterismo» cambiando de actitud y adoptando las propuestas del PP.

José Francisco Rivas plantea ahora una defensa que no hizo en su día «para tomar el pelo a los ciudadanos de Talavera y su comarca»; Lago argumentó que en estos años el regidor no se ha preocupado de defender nuestros ríos en la elaboración del Plan de Cuenca que marcará el futuro del Tajo y el Alberche a su paso por la ciudad.

Lago opinó que el alcalde socialista se queda en las palabras, en lo superficial y en el engaño a los talaveranos cambiando de opinión según el viento que sople. «La doble cara del PSOE es una falta de respeto para con las gentes de la ciudad» como se ha evidenciado en los últimos años.

Desde el PP se recordó que José María Barreda votó a favor del Plan Hidrológico Nacional que daba lugar al trasvase del Ebro y hacía desaparecer el del Tajo-Segura. Sin embargo, posteriormente, el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha cambió de actitud y de forma sumisa se puso en contra del trasvase tras haberlo derogado Zapatero, manteniendo por tanto el del Tajo-Segura.

Los socialistas cambian de actitud de nuevo y piden que desaparezca el trasvase por la presión que ha ejercido Talavera y su comarca. Lago ratificó que esto evidencia otra vez la «improvisación, la doble cara y la desorientación en la defensa de nuestra cuenca».

En la actualidad, Rivas da un ejemplo de «cinismo político» porque quiere convertirse en el adalid de la defensa del agua tras el «abandono absoluto» que ha hecho de ella en los últimos años.

El Partido Popular fue el primero en apoyar a la Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche porque ha mantenido sus convicciones «en defender la justicia del agua para Talavera».