El Grupo Municipal Popular presentó hoy en el Pleno del mes de noviembre una moción para que se considere la reordenación y “en su caso la paralización de los puntos más conflictivos de este proyecto” además de solicitar que se lleve a cabo un estudio exhaustivo y riguroso que contemple los trayectos del carril y la pérdida total de plazas de aparcamientos gratuitas, con le fin de corregir y enmendar los aspectos que están generando malestar ciudadano. El Grupo Municipal Socialista votó en contra de esta propuesta que fue rechazada.

El viceportavoz del Grupo Municipal Popular, José Julián Gregorio, defendió hoy la moción y aseguró que los socialistas han «fracasado» en la planificación global del carril bici a tenor de los problemas que está ocasionando en las calles talaveranas. 

El también concejal recordó que el Partido Popular siempre ha apostado por el transporte alternativo y ecológico, y de hecho aprobó la ampliación del carril bici por la ciudad, hasta que descubrieron que «existe un estudio del proyecto que se ha realizado a espaldas de los ciudadanos, sin contar con asociaciones y empresarios afectados, y que nunca se nos comunicó». 

A esta falta de transparencia se une el sentimiento unánime «de improvisación en la ejecución del proyecto», señaló el concejal que apuntó que son muchos los talaveranos que creen que este proyecto se está realizado de una forma improvisada, «como si ustedes empujaran a la empresa concesionaria a ir lo más rápidamente posible para que se ganaran el tanto electoral sin importarles los efectos negativos que ha traído».

José Julián Gregorio explicó que el carril bici no cumple con las medidas reglamentarias mínimas, ya que debería tener 2,5 metros en carriles de dos direcciones, «y los de nueva construcción oscilan de 1,5 a 1,8 metros, bidireccionales, y eso es una aberración, un peligro para nuestros ciclistas». La Dirección General de Tráfico recomienda además que si existen obstáculos laterales o bordillos, una separación de 0,5 metros a ambos lados. «Y como vemos la mayoría del trayecto tiene obstáculos laterales, por lo que no llega a los tres metros ni en la imaginación».

Otro de los peligros del carril bici es que el bordillo se encuentra junto al carril, de tal manera que una caída de un ciclista puede provocar un accidente «irreparable» por su peligrosidad. «La improvisación llega hasta el esperpento con la disposición al cruzar calles, en algunas se ha pintado  parte del paso de peatones, realzado con parte de la calzada, de tal manera que los ciclistas cruzan la calle de forma inclinada, con el peligro que ello conlleva sobre todo a los menores».

Gregorio apuntó que no existe continuidad en el proyecto, y la improvisación queda también patente las tapas de alcantarillas «que están  pintadas de rojo, como bordillos, sumideros, zonas de curvas, como la carretera de Segurilla, o zonas con cambio de rasantes y obstáculos de toda índole».

El concejal añadió que se están sacrificando metros en las rotondas, en la Plaza de la Paz entre Juan Carlos I y Avenida del Príncipe o en Plaza de España. «En horas punta ya se producen graves retenciones, pues el tráfico de estas dos avenidas más Pío XII van a parar ahí, agravado con el túnel de la estación de autobuses, una chapuza más, que sólo tiene esa dirección y esa entrada en Pio XII. Ante esto ¿Cómo quedarán reguladas las calles y avenidas que se están adaptando a este nuevo circuito para ciclistas?»

CANON MUY CARO  

José Julián Gregorio informó hoy del «canon carísimo» para todos los talaveranos que implica el proyecto del carril bici que es la supresión de plazas de aparcamientos gratuitas, «y sumando y sumando hasta ahora, porque se seguirán destruyendo plazas gratuitas, hemos superado las 1.500 en los últimos años, y curiosamente se han creado 1.566 plazas correspondientes  a los tres aparcamientos de Isolux Corsán,  ustedes y los ciudadanos pueden sacar sus propias conclusiones, pero la inequívoca es que Rivas y su equipo no trabajan para los talaveranos».

El viceportavoz criticó que se sigan suprimiendo aparcamientos en las zonas comerciales, donde precisamente son más necesarios y está castigando al empleo, «pero sobre todo a los ciudadanos que pagan religiosamente sus impuestos sobre vehículos de tracción mecánica y parece ser que sólo sirven para crear cámaras de vigilancia móviles o fijas en las glorietas».

El responsable popular recalcó que se han creado 2.038 plazas totales, de las que 1.566 corresponden a los tres aparcamientos de Isolux Corsán. Desde la apertura del primer parking privado hasta la construcción del carril bici en PÍO XII se ha suprimido más de 1000 plazas de aparcamiento gratuitas, «todo dirigido como quiere el concejal que exprime con impuestos a todos nosotros, el concejal de economía, a que nos gastamos el dinero en los aparcamientos privados, algo de un cinismo que raya el insulto, en estos tiempos de crisis».

El malestar vecinal crece también por la eliminación de plazas gratuitas junto a bloques antiguos que no disponen de aparcamiento propio por ejemplo en la avenida de Juan Carlos I, con el grave perjuicio que está ocasionando para los residentes de esa y otras zonas de la ciudad.

Gregorio se preguntó a los socialistas cómo van a incentivar el uso de la bicicleta, después de que fracasara estrepitosamente el alquiler de las mismas. Dijo que desde el Partido Popular con el aula bici de David Arroyo para 3º y 4º de Primaria, «pero es insuficiente porque existen muchos más colectivos que necesitan esa motivación».