El Grupo Municipal Popular, votó hoy en contra de los presupuestos municipales para 2011 porque consideran que las cuentas “son de puro trámite, no son austeras, carecen de la más mínima gestión, y están faltas de eficacia y eficiencia”, señaló el portavoz Gonzalo Lago que añadió que aparentemente se presenta un presupuesto equilibrado, pero sin embargo “es imprudente porque da la espalda a los técnicos, pero sobretodo carece de responsabilidad política y de responsabilidad social, por lo que también es antisocial”.

Lago advirtió de que si las cuentas no se gestionan rigurosamente, en consonancia con lo que dicen los técnicos, «puede llevar a este Consistorio a corto y a medio plazo a un desequilibrio que incide en la capacidad presente y futura de inversión de nuestro Ayuntamiento». Apuntó que la mala situación que vive Talavera se debe a la política de Zapatero, al abandono de Barreda en Castilla-La Mancha, que contribuyen a que en la ciudad no exista desarrollo económico ni social. 

El representante popular comentó que la gestión económica de esta legislatura se observa en que el Ayuntamiento «está endeudado hasta 2033 por una mala gestión municipal», ya que los socialistas no han sabido aprovechar el tirón de la construcción, ni gestionar bien el proyecto de la Estación de Autobuses, «que nos hubiese proporcionado beneficios durante 75 años», ni tampoco obraron bien con los ingresos de la gran superficie comercial, «y con su política de despilfarro hacen que la deuda de nuestro Ayuntamiento ronde los 35 millones de euros».

«Han llevado a cabo una falsa congelación de impuestos, manipulada con nuevas contrataciones de servicios como hemos visto en el agua y en las basuras y que por su mala cabeza ha impedido que los talaveranos paguemos la mitad de los impuestos y tasas», dijo el portavoz, que insistió en que la nefasta gestión de los socialistas en los últimos tres años «nos mantiene endeudados en más de un 58 por ciento».
Lago señaló que Talavera Ferial y el Mercado Nacional de Ganados no han dado los resultados que se esperaban porque suponen graves pérdidas económicas para el Consistorio por la mala gestión de los socialistas. «Señor Rivas, es un peligro para las arcas municipales, como lo ha sido para nuestra actividad económica y nuestros parados».

MEDIDAS RECHAZADAS

El portavoz explicó que hasta la fecha han rechazado todas las propuestas del GMPP encaminadas a la austeridad, ya que el PP pidió una  reducción del número de concejales liberados del Ayuntamiento en un 50 por ciento, la disminución de los gastos de personal de libre designación, la desaparición de la empresa de gestión de infraestructuras, que origina un déficit de más de 28.000 euros anuales y un gasto real de más de 500.000 euros. 

Tampoco han aceptado llevar a cabo un plan de eficiencia energética,  y otro de austeridad para racionalizar los gastos corrientes y el gasto voluntario, además de controlar rigurosamente el trabajo de todos los empleados municipales «sin generalizar las horas extras». 

Gonzalo Lago recordó que el PP ha apostado por posponer el proyecto del Centro de Educación Vial «que nos ahorraría 450.000 euros que se podrían emplear en nuevas iniciativas de empleo municipal que dieran salida al paro de nuestros jóvenes «que representa más de un 43 por ciento», o para planes de empleo para la mujer o bien se pueden dedicar al ahorro para las arcas municipales «porque lo vamos a necesitar para pagar los 11 millones que tenemos que devolver a la administración central y para llevar a cabo el acuerdo de pleno de 2006».

Otra de las propuestas del PP es un plan de viabilidad del Mercado Nacional de Ganados, «que supondría un ahorro de casi 400.000 euros que cuesta su inactividad», pero se podrían reducir al menos un 30 por ciento sus gastos y se ahorrarían más de 100.000 euros. Es necesario también un plan de austeridad para evitar la judicialización de nuestro ayuntamiento, «porque la obligación como equipo de Gobierno es negociar con las personas, no combatir contra ellas en los juzgados, sobretodo por lo que esto supone en costas e indemnizaciones. Este año prevén como gastos jurídicos contenciosos una partida de 150.000 euros, «y echamos en falta la minuta del señor Parejo por el caso Ucota que no se ve en este presupuesto».

«Hoy les volvemos a proponer un plan de sostenibilidad de las finanzas públicas, porque sus presupuestos nacen con un severo desajuste entre sus previsiones de ingresos y la perspectiva real de ejecución, y lo primero que hay que hacer es ajustar el techo de gasto con los ingresos que realmente se esperan alcanzar», señaló el portavoz que reiteró que Rivas y su equipo practican una política  «de la deuda, del empobrecimiento, la de la falta de gestión y la de la imposibilidad de inversiones para tener un futuro mejor condenando a nuestro Ayuntamiento, si un gobierno del Partido Popular no lo impide, a la miseria y a la precariedad». 

El dirigente popular advirtió de que este presupuesto hará que nos hipotequemos todavía más en los años venideros, porque no se ha contemplado cómo se abordará el aumento anual que va a suponer desde 2012 a 2015 los casi 6 millones de euros que tenemos que devolver a Zapatero y que hipoteca a corto plazo nuestras inversiones. «Miente el que afirme que no compromete a futuros gobiernos municipales, gobierne quien gobierne, sabiendo que el pago de estos casi seis millones van a condicionar nuestro futuro porque los ingresos seguirán disminuyendo». A esto se añade que  tampoco se ha contemplado la «hipoteca» que va a suponer en futuros años la valoración de puestos de trabajo en 2006 y que habrá que pagar desde 2011.

RETIRADA DEL PRESUPUESTO

El Grupo Municipal Popular considera que los presupuestos deben retirarse porque los ingresos disminuyen, «y no sólo porque el Ayuntamiento reciba un millón y medio de euros menos procedentes de Zapatero, sino porque tenemos que pagar casi 6 millones de euros en los próximos años hasta 2015 por las devoluciones que tiene que hacer este ayuntamiento a su desastroso presidente». 

Lago apuntó que el Consistorio tiene que pagar 6 millones de euros por el acuerdo adoptado en pleno en 2006, lo que supone que este ayuntamiento en los próximos años tiene que sumar a la deuda que actualmente tiene de 35 millones de euros, los 11 millones que suponen estas partidas; «Rivas nos tiene endeudados en 46 millones de euros lo que supone que las deudas reales de nuestro ayuntamiento no son del 58 por ciento, por lo que esto es una nueva falacia que añadir a su curriculum». 

«Sólo los 11 millones de euros que tenemos que pagar los próximos 5 años suponen que cada talaverano tendrá que pagar a este Ayuntamiento casi 190 euros, y cada familia aproximadamente 755 euros por la nefasta gestión de Rivas y su equipo de Gobierno». El portavoz añadió que si a esta cifra se suman los 600 euros que cada talaverano tiene que pagar si se hace efectiva la condena del Supremo por el caso Ucota; «esto supondrá que cada familia talaverana tendrá que pagar 2.400 euros, y sólo la suma de estos dos conceptos hará que cada familia tenga que pagar más de 3.155 euros en los próximos 5 años, y más de 3000 euros son por su despilfarro».

Esta cifra se puede aumenta con el pago de la deuda que tiene el Ayuntamiento hasta 2033, que hace que a cada talaverano le corresponda abonar 389 euros, y a cada familia 4.710 euros en los próximos años. Cantidad que se incrementa con el déficit regional y la deuda de Barreda que hace que cada familia tenga que pagar sus despropósitos que rondan los 6.000 euros por castellanomanchego, «y la suma asciende para los talaveranos a 10.710 euros, lo que nos parece una autentica vergüenza y supone que Rivas y Barreda nos han arruinado a todos».  

«Votamos en contra porque el informe del interventor es muy claro ya que hay que llevar a cabo nuevas medidas fiscales, administrativas o financieras que no se contemplan en este presupuesto», aseguró Lago que se mostró partidario de disminuir los gastos del Ayuntamiento apostando por una buena gestión, y por buscar financiación alternativa que aumente los ingresos.

El Grupo Municipal Popular «no puede votar a favor de este presupuesto cuya única finalidad es pasar este año como sea, para inmediatamente en el posterior subir los impuestos que es la intención que tiene Rivas ante su incapacidad para buscar financiación alternativa».

Gonzalo Lago aseguró que es posible disminuir los gastos con una racionalización en todos los servicios municipales, modernizando el  sistema de tramitación burocrática para ahorrar, y reduciendo el gasto en contratación de personal eventual «para colocar a sus amiguetes buscando votos». También dijo que no es necesario gravar más los bolsillos de los talaveranos con impuestos, sino que hay que firmar convenios con el Estado y la Junta, que a modo de transferencias corrientes aporten caudal económico a este Ayuntamiento, «y esto impediría los agravios comparativos y los desprecios constantes con nuestra ciudad y con los talaveranos». Otra de las medidas que mejoraría la maltrecha economía local es un nuevo modelo de financiación local «que Zapatero prometió en época electoral y aún no ha cumplido».