El concejal del Grupo Municipal Popular, Jaime Ramos, formuló hoy un ruego en el Pleno del mes de noviembre “para que el Ayuntamiento ponga los servicios técnicos y jurídicos municipales que sean necesarios, a disposición de los vecinos de Pío XII en cuyas viviendas se han producido desperfectos, coincidiendo con la realización de las obras del aparcamiento subterráneo”.

El edil especificó que es preciso que a estos vecinos se les facilite una valoración de los daños «y sobre todo se posibilite una solución a los mismos, aunque lógicamente luego corran con los gastos quien resulte responsable». 

Ramos explicó que el motivo de este ruego se asienta en los antecedentes «que hemos vivido algunos vecinos que en su día sufrimos las obras del túnel y aparcamiento de Salvador Allende. A nosotros también se nos rajaron los tabiques, y después de reclamar, la empresa mandó sus peritos que lógicamente dedujeron que nada tenían que ver aquellos desperfectos con las obras realizadas por ellos». 

El concejal añadió que los vecinos afectados tuvieron que aportar sus  propias valoraciones periciales, «costeadas con nuestro propio dinero en las que sí se encontraba una relación directa entre las obras realizadas y los desperfectos aparecidos». Finalmente la solución que ofreció la empresa es que «reclamáramos judicialmente», mientras que los vecinos optaron «pagar de su bolsillo los desperfectos ocasionados por aquellas obras en nuestras casas». 

Por estas razones, Jaime Ramos rogó que «si es posible evitémosles a los vecinos ahora afectados el auténtico infierno que ya  sufrimos algunos  en su día por este tipo de hechos».