El viceportavoz del Grupo Municipal Popular, José Julián Gregorio, reclamó hoy ayudas especiales y directas para los comerciantes de la avenida de Pío XII, dadas las molestias que les están originando las obras y que desgraciadamente ha avocado a muchas empresas al cierre.

Gregorio censuró «la falta de sensibilidad» del equipo de Gobierno para con estos empresarios y vecinos y propuso que el alcalde negocie con la empresa adjudicataria de las obras que determinadas plazas de aparcamientos se reserven para clientes de comercios mediante una tarjeta o con el resguardo de la compra para tratar de incentivar las compras en la avenida. 

El también concejal apuntó que desde el Partido Popular se cree que es necesario «socorrer» con urgencia a estos comercios que están avocados a la quiebra, por lo que propuso que el equipo de Gobierno negocie con la Junta un convenio para ayudar a estas empresas en la exención de impuestos o bien para rebajarles las tasas municipales mientras las obras duren que ya se han prologado un mes más de lo previsto.

José Julián Gregorio aseguró que sirve de poco el convenio del Presidente Barreda y la consejera de Economía con el alcalde de Talavera por el que financiarán con 400.000 euros la renovación del mobiliario urbano e iluminación de la zona comercial, «si gran parte de éstos están cerrando, como ocurre en la Avenida de Pío XII donde han desaparecido ya casi una decena de pequeñas empresas».

«No satisfechos con tener las aceras más caras de Europa, ahora estos genios de las finanzas quieren iluminarlas y llenarlas de bancos para contemplarlas, cuando lo que se necesita es indemnizar a las empresas que tienen graves problemas para subsistir». Añadió que esas ayudas firmadas hace unos días, «sólo servirán para alumbrar los comercios cerrados y tener un mobiliario para que podamos sentarnos para ver los anuncios de se vende o se alquila de tantas empresas hundidas por la incomprensión del Equipo Socialista».

El viceportavoz subrayó que lo que verdaderamente clama al cielo es la actitud vergonzante del concejal de Economía, bien secundado por el alcalde, que en febrero clamaba que «los plazos van bien». Esta hipocresía con la que juega este dirigente «no tiene otro camino que el de la dimisión, comenzando por su falta de previsión, su incumplimiento de promesas públicas y su falta de actuación para paliar los efectos tan nocivos del incumplimiento de los plazos marcados».

Gregorio insistió en que ante esta sonrojante actuación, Devia «debe dar la cara ante los vecinos de la zona y los comerciantes y ofrecerles soluciones para empezar a reactivar lo que por su ineficacia se ha hundido». Para ello, desde el Partido Popular se propone al alcalde que designe a otro concejal más preparado para que negocie con la empresa adjudicataria la cesión de un número determinado de plazas de aparcamientos para aquellos ciudadanos que compren en esta zona, mediante la utilización de una tarjeta o de los mismos resguardos de la compra (como hacen ya varios establecimientos en la ciudad).

El concejal apostó por que el equipo de Gobierno resarza a los vecinos de la zona con varias plazas gratuitas dado que con las obras se van a perder bastantes.

El edil apuntó que ahora más que nunca se hacen necesarias las ayudas directas al comercio «afectado por la falta de previsión en los plazos en toda la zona comercial» donde hay grietas en los edificios, tanto de viviendas como de las empresas, existe una gran suciedad acumulada, hay vertederos de escombros, charcos, ruido de la maquinaria que han propiciado el cierre de negocios, que ven además lo difícil que se hace el reparto de sus mercancías. 

«Pedimos al alcalde que no esconda la cabeza ante los numerosos problemas que asolan la ciudad, que se deje de fotos y que remodele su gabinete y además, que llame la atención a aquellos concejales que no cumplen con su labor, o que se dedican a echar las culpas a los ciudadanos  de su desastrosa gestión, como es el caso de Rosa Bello, en los Jardines del Prado», concluyó.