El viceportavoz del Grupo Municipal Popular, José Julián Gregorio, denunció hoy la inseguridad que existe en el entorno del nuevo campo de fútbol de césped artificial ya que los niños se ven obligados a cruzar por una calle para ir desde los vestuarios al campo. Algo que resulta muy peligroso dado que los vehículos circulan a gran velocidad y no existen pasos de peatones ni badenes en ese tramo que les haga reducir su marcha.

Gregorio recordó que el Partido Popular denunció el retraso en el estreno de este campo de fútbol a pesar de que el Ayuntamiento recepcionó las obras en diciembre, y una vez que el alcalde José Francisco Rivas, se hizo la foto de rigor dando una patada a un balón, nuevamente se ha olvidado del bienestar de los niños y jóvenes que van a hacer uso de las instalaciones, y lo que es peor, de su seguridad. 

«Rivas no se dio cuenta, ni el concejal de Deportes y aún menos el de Tráfico, que entre el terreno de juego y los nuevos vestuarios existe una calle que hay que atravesar por la que los automóviles y las motocicletas circulan, muchas veces, a gran velocidad». 

Gregorio añadió que los deportistas, «centenares al cabo de la semana», cruzan una vía peligrosa desde los vestuarios al campo (Cordel o calle Calera), y cuando acaban de jugar o de entrenar, vuelven a atravesarla, muchos cansados y distraídos, con el peligro que puede suponer para su propia vida. A este campo acuden también familiares de los niños que disputan competiciones que juegan entre los coches estacionados y por tanto aumenta la inseguridad dado el número de personas que se concentran.