El concejal del Grupo Municipal Popular Javier Muñoz-Gallego ha pedido a la alcaldesa, Agustina García, que reconsidere su postura y conceda ayudas directas a la hostelería, especialmente cuando Talavera va a volver a medidas más restrictivas y propias del nivel 3 debido al aumento de contagios por la Covid.

Las medidas, ha recordado el concejal, pasan por el cierre del interior de bares y restaurantes, y el aforo máximo de las terrazas se reduce al 50 por ciento, con lo que nuevamente los negocios verán mermados sus ingresos. Por eso, y dado “que llevan muchos meses soportando la pandemia, creemos que se hace muy necesaria una ayuda que los haga subsistir, ya que muchos están en la cuerda floja y se están viendo obligados al cierre”.

“Talavera no puede permitirse perder ni un negocio más”, ha aseverado el edil, que ha recordado que 2020 terminó con 486 parados más que 2019 y con 816 desempleados más desde que Agustina García es alcaldesa. Por eso, si el PSOE no quiere que esas cifras vayan en aumento, “pedimos que tomen las medidas a su alcance para salvar a cuantos negocios sea posible”.

En ese sentido ha recordado que que desde el Partido Popular se ha planteado constantemente un plan económico global con bonificaciones fiscales, ayudas directas y la priorización de fondos europeos, “pero la alcaldesa ha hecho caso omiso y se ha negado a ofrecer ayuda municipal a nuestras empresas”.

“Seguimos pidiendo que haya cero tasas y cero impuestos a cero actividad para los negocios locales, porque no puede ser que haya comercios y negocios hosteleros cerrados y se sigan cobrando impuestos, con el agravante de que la alcaldesa ha subido el IBI y no ha tenido ningún tipo de miramiento ni consideración con nuestros empresarios”. De hecho, los socialistas rechazaron en pleno bonificar el IBI un 25 por ciento al comercio y la hostelería, como planteó el PP.

A su vez ha recordado además que el Ayuntamiento disponía de más de un millón de euros en partidas sin ejecutar en el pasado año, “que bien podría haber destinado a ayudar a los negocios talaveranos, pero lejos de eso, dedicaron tan sólo 6.000 euros al reparto de bonos para incentivar el consumo local, algo irrisiorio dada la dramática situación que atravesamos”.

A pesar de todas las negativas del equipo de Gobierno a ayudar tanto a hosteleros como a comerciantes, “ahora tiene una nueva oportunidad para replantear su postura y concederles ayudas directas, que es lo que los empresarios necesitan si no quiere que echen el cierre y el paro siga aumentado en la ciudad”.

Por otra parte, ha dejado claro que las medidas que pide el PP de Talavera están en consonancia con las de Pablo Casado, que reclama “más créditos ICO, extender ERTES y bajar impuestos, algo que es lógico y que todos los gobiernos, dentro de sus competencias, deberían poner en marcha para paliar la crisis económica que padecemos que irá en aumento si siguen de brazos cruzados”.