El presidente provincial del PP y senador, José Julián Gregorio, ha avanzado que “ante la descomunal subida de la tarifa eléctrica” el Partido Popular va a presentar mociones en todos los ayuntamientos de la provincia de Toledo y la Diputación, y ha criticado “el silencio” de los dirigentes socialistas de la región como Emiliano García-Page y Agustina García ante los abusivos precios de la luz.

En rueda de prensa ha dejado claro que ‘los populares’ pretenden defender a los ciudadanos y a las pymes, “puesto que los horarios de mayor carestía corresponden cuando están abiertos sus negocios”.
Así, el Partido Popular de Pablo Casado y Paco Núñez va a instar al Gobierno de España  a que rebaje el tipo de gravamen del Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica del 7 al 0 por ciento, modificando para ello el Artíc. 8 de la Ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.
También va a solicitar que se modifique la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico para, entre otros aspectos, que determinados costes regulatorios que se trasladan a la factura eléctrica (deuda del sistema eléctrico y costes extrapeninsulares) como la deuda del sistema eléctrico, “sean financiados  íntegramente  con cargo a los Presupuestos Generales del Estado”.
Simplificar el recibo de la luz para facilitar su comprensión es otra de las demandas del PP, así como que se ponga en marcha “de inmediato” una campaña de información dirigida a los consumidores que explique de forma sencilla y comprensible la nueva tarifa de la luz.
LOS DATOS DE LA SUBIDA
José Julián Gregorio ha señalado que España es el cuarto país de la Unión Europa en el que sus residentes pagan más por electricidad, al contar con una factura promedio anual de 1. 273 euros, representando el 8,5 por ciento del salario anual (15.015 euros).  
Según datos de Eurostat, al cierre de 2019 el precio del kilovatio hora en España era “el quinto más alto de la Unión Europea”, y entre mayo de 2020 y mayo de 2021 la factura de la luz se ha incrementado en un 44 por ciento, y en nuestro país, menos de un 40 por ciento de la factura de la luz depende del precio de la electricidad y del mercado.
El resto, ha indicado Gregorio, se debe a los costes regulatorios derivados de la gestión política (por ejemplo, subvenciones a las renovables o al carbón o el déficit de tarifa, entre otras) y  a los impuestos  (como al Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica, entre otros).
Con respecto a los impuestos, “nuestro país se sitúa entre los 10 primeros países de la Unión que mayor IVA (21 por ciento) aplica a este producto, y en un contexto “de gravísima crisis económica y social, el sistema eléctrico ha venido experimentando desde principios del 2021 un encarecimiento sustancial y constante”; de hecho, el incremento de los precios supone aproximadamente un 78 por ciento  más respecto al mismo período del año anterior, “que está afectando especialmente a las familias y a los consumidores más vulnerables”.
El senador ha criticado duramente las palabras de la vicepresidenta de Transición Ecológica y para el Reto Demográfico, que ha dicho que esta situación “es una cuestión de eurillos”. La realidad es que las nuevas tarifas que han entrado en vigor el 1 de junio de 2021 afectan a todos los consumidores (hogares, restaurantes, industrias, etc.) “pero su impacto dependerá de si estamos en el mercado regulado o el libre”.
Hasta ahora, los consumidores domésticos podían elegir entre 6 tarifas diferentes: algunas con tarifa plana y otras con horario discriminado. Ahora, el “Gobierno nos ha cambiado a todos de manera automática, y sin preguntar, a una tarifa que tiene 3 horarios y 3 precios diferentes para todo el mundo”.
José Julián Gregorio ha recordado que según la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), la factura se incrementará para casi 10-11 millones de consumidores que ya tenían contratada una tarifa con discriminación y, por tanto,  tenían un precio más barato. Según la OCU, “ahora pagarán unos 34 euros más al año”, aunque según otras estimaciones el incremento puede llegar “a los 46 euros al año” y que depende de la potencia contratada.
Por otro lado, en el ámbito industrial/comercial (pymes, restaurantes o industrias”, “estas tarifas pueden suponer, según algunos expertos, un aumento del 10 por ciento en el coste de la luz””.
Por eso, ha recordado que un 60 por ciento del precio de la luz en España depende de decisiones políticas; “de las políticas energéticas que aplica el gobierno”, como impuestos, primas de CO2, o costes a las renovables.
El senador ha explicado que en el coste de la electricidad se integran el Impuesto Especial a la Electricidad (5,11%),  el Impuesto sobre el Valor de la Producción de Energía Eléctrica (7%) y costes regulatorios derivados de la gestión política (por ejemplo, subvenciones a las renovables o al carbón o el déficit de tarifa, entre otras).
MIRAR A LOS OJOS
Por otra parte, Gregorio ha respondido al socialista Álvaro Gutiérrez, sobre las declaraciones relacionadas con el agua y le ha recordado que explique a los talaveranos, “que en el pacto firmado por el agua, el señor PAGE no ha hecho absolutamente nada”, y además era integrante del gobierno cuando se derogó el Plan Hidrológico Nacional, que hubiera arreglado muchos problemas hídricos.
“Tiene razón cuando pregunta por la moralidad de mirar a los ojos de los castellano-manchegos, y en el Partido Popular podemos hacerlo, porque no hemos votado a favor de los indultos de los separatistas como él, Page y sus diputados y senadores”, que con sus votos han apoyado el acercamiento de los presos etarras “manchados aún de sangre; nosotros sí podemos mirar a las familias de las víctimas, otros creo que no”.
También ha tenido palabras sobre sanidad, ya que ha recordado a los socialistas “que somos una potencia nacional en las listas de espera”, por lo que ha censurado que Álvaro Gutiérrez “se jacte al hablar de sanidad, especialmente  cuando el PSOE aún no ha abierto el nuevo hospital de Toledo, mientras muchas personas esperan a una operación o a una consulta”.