El viceportavoz del Grupo Municipal Popular, José Julián Gregorio, denunció hoy “la actitud dictatorial y la falta de respeto” de Rivas y del concejal de Deportes, Carlos del Rivero, hacia todos los talaveranos. “Consideramos una vergüenza la forma de actuar del alcalde, que si tuviera un ápice de dignidad haría dimitir a quienes, a través de sus órdenes, han engañado a los talaveranos” en lo que se refiere a la causa del retraso de las obras del complejo deportivo de la Alameda.

Gregorio recordó que a finales de mayo el Partido Popular realizó, a través de los medios de comunicación,  las siguientes preguntas: «¿Por qué aún no se han iniciado las obras de construcción de este complejo deportivo? ¿Es que los socialistas ocultan algo sobre la empresa concesionaria Trapsa y sus aprietos de liquidez?, ante estos problemas, ¿existe alguna negociación de la que no se haya informado a la oposición?»  

Desde el equipo de Gobierno se dijo en aquellos días, que el retraso, desde febrero, «se debía a la tramitación de los preceptivos permisos». Sin embargo, «lo que no nos dijeron, lo que nos ocultaron era simplemente que desde marzo se había interpuesto por otra empresa un recurso contencioso administrativo contra esa adjudicación en los juzgados de Toledo», sentenció el viceportavoz. 

Para los miembros del Partido Popular esto es un nuevo engaño, «una gran mentira que hace que los socialistas se hayan reído de todos los talaveranos, de las empresas del sector, de la oposición y de todos los que creemos en el buen hacer municipal». 

José Julián Gregorio denunció además que el presidente del Consejo Rector del Instituto Municipal de Deportes, Carlos del Rivero, «se ha atrevido a engañar a toda la junta rectora» el 15 de abril cuando dijo que  el inicio de las obras del centro deportivo «estaba pendiente de la licencia de obra y apertura, ocultando la verdadera información que es el contencioso administrativo iniciado por otra empresa».  

El responsable popular informó de que el Partido Popular se abstuvo en la mesa de contratación para la adjudicación de este macrocentro deportivo, «y el tiempo nos ha dado la razón«, según la prueba de esa nueva «presunta irregularidad» que este equipo de Gobierno sigue cometiendo «y que les ha llevado a los tribunales una y otra vez», y los miembros del partido no quieren ser partícipes de sus «desaguisados». 

José  Julián Gregorio lamentó que los socialistas hagan gala de su «opacidad» que les ha llevado a ocupar el puesto número 97 de 110 en el estudio de transparencia de los ayuntamientos, lo que no extraña en el seno del PP, dado lo mal que siempre gestionan las preguntas «incómodas» de la oposición, que sólo buscan arrojar luz a la poca «nitidez» que ofrecen los socialistas de la vida municipal.  

«La pésima gestión socialista, la mala administración de Rivas y los suyos, se suman también en la inexistente transparencia, porque han ocultado a la población la verdad, a pesar de que públicamente se preguntó por ello», reprochó el también concejal. 

José  Julián Gregorio anunció que desde el Partido Popular se continúa pidiendo que las empresas talaveranas se integren en este proyecto junto a la empresa que saliera adjudicataria, «pero no se nos hizo caso y así nos van llevando a la ruina poco a poco». 

El viceportavoz exigió disculpas públicas al alcalde por este nuevo engaño. «Solicitamos una mayor transparencia y pedimos que la sombra de la duda en las adjudicaciones a tantas empresas que llevan al Consistorio a los tribunales desaparezcan de una vez por todas». 

Gregorio pedió por último la dimisión del concejal de Deportes «por no haber estado a la altura de la situación creada y por haber participado en un gravísimo engaño a la sociedad talaverana», concluyó.