El portavoz del Grupo Municipal, Popular Santiago Serrano, ha avanzado que espera que la Corporación “rechace el nuevo impuesto de Page no sólo por beber agua, sino también por tener un grifo en casa”, para lo que el PP ha registrado una proposición para reclamar la supresión del nuevo impuesto y las subidas de los cánones de la Ley de Aguas de Castilla-La Mancha que se debatirá en el próximo Pleno ordinario.

En rueda de prensa, Serrano ha explicado que el pasado 17 de febrero, el Gobierno de Castilla-La Mancha daba luz verde a la Ley 2/2022, de 18 de febrero, de Aguas de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha “sólo con los votos del PSOE”, aunque en realidad es una excusa para aumentar de nuevo la presión fiscal de los castellano-manchegos”.

“Nos van a gravar por beber agua y por tener un grifo”, ha señalado el portavoz que ha reseñado que esta ley crea un nuevo impuesto al agua, llamado canon medioambiental o canon DMA (canon Directiva Marco del Agua), y por otro lado aumenta dos tasas que ya existían como son los cánones de aducción y de depuración.

De hecho, ha explicado que de los 118 artículos que tiene la norma, 76 (2/3 partes de la misma) son tributos y sanciones, por lo que es una ley que debería llamarse “‘Ley de los Tributos del Agua de Castilla-La Mancha’ porque eso es lo que regula”. Además “no aporta una sola gota de agua a la comunidad, no resuelve los problemas ni las carencias de agua en la región ni los problemas medioambientales relacionados con el agua”.

Por si fuera poco, ha espetado Serrano, esta norma tampoco responde a los acuerdos adoptados en el marco del Pacto Regional del Agua, que se firmó en la Mesa del Agua y cuya creación fue propuesta por el presidente del PP regional Paco Núñez en 2020, “y tras 15 meses después de que fuese firmado todavía no se ha cumplido ni un solo de los compromisos asumidos en el mismo”.

LO QUE VAMOS A PAGAR

Santiago Serrano ha aseverado que el Gobierno de Page tampoco pretende recuperar los costes relacionados con el servicio del agua porque ya están incluidos en los cánones de aducción y de depuración; “lo que pretende simplemente es aumentar la carga fiscal, no sólo incrementando el tipo de gravamen de los cánones, sino creando un nuevo impuesto independientemente de que el gobierno abastezca o no, o depure o no las aguas de cada municipio”. Se trata por tanto de un nuevo impuesto “que de manera indiscriminada” va a gravar a todos los ciudadanos, con la excusa, como ha dicho el PSOE “de que la carga fiscal va a ser muy pequeña”.

En ese sentido el portavoz ha avanzado que la subida de los cánones de aducción y depuración será de un 15,26 por ciento y de más de un 30 por ciento. Por tanto, la factura resultante del nuevo impuesto aprobado, “va a suponer que Gobierno de Castilla-La Mancha recaude de 57 millones de euros anuales” que, unidos a las subidas de los cánones de aducción y depuración, van a suponer una recaudación de más de 70 millones de euros anuales para las arcas de la región. “Si esto no es un afán confiscatorio, que venga Dios y lo vea”.

Santiago Serrano ha ejemplificado la subida de la nueva factura con el caso de una vivienda con una familia de 3 miembros “que van a pagar al año 50 euros más aunque su consumo sea cero”. En el caso de una familia de 4 miembros el incremento anual será de 60 euros. Además, si se añaden los incrementos de los cánones de abastecimiento y depuración, “en el primer caso el incremento puede superar los 76,15 euros, y en el segundo estará cercano a los 100 euros, y a esto le llama el PSOE una carga fiscal muy pequeña”.

Para usos no domésticos, una peluquería por ejemplo, vería incrementado el coste por la factura del agua entre 60 y 200 euros al año por el nuevo impuesto (dependiendo del tamaño del municipio y de la peluquería). Un lavadero de coches en más de 1.500 euros al año y una bodega pequeña, en más de 1.000 euros al año.

Por tanto, ha insistido el portavoz, esta ley incrementará de manera clara la carga fiscal de todos los castellano-manchegos, “y va a meter la mano en el bolsillo de los ciudadanos en el peor de los momentos, y además no resuelve ni un solo problema que tenemos con el agua en la región”.

Por otra parte ha recordado que Pedro Sánchez y Page son los presidentes más trasvasistas de la historia “y sólo persiguen incrementar los impuestos a los ciudadanos”, por lo que el PP pide que se derogue ese nuevo impuesto y que los cánones de aducción y depuración se retrotraigan al momento anterior a la aprobación de esta nueva ley.

AGUSTINA GARCÍA HACE LO MISMO

“Este afán confiscatorio del PSOE autonómico tiene una correlación directa en Talavera”, ha señalado Serrano, que ha recordado que el PP ya denunció con la aprobación inicial del presupuesto que la alcaldesa Agustina García “pretende recaudar un millón de euros más subiendo el IBI a todos los talaveranos en este 2022”, algo, que ya hizo en 2021 cuando recaudó medio millón de euros más respecto a 2020.

“Desde que es alcaldesa se ha dedicado siempre que ha tenido la oportunidad a subir los impuestos a los ciudadanos”, y prueba de ello son los 1,5 millones de recaudación que el Ayuntamiento va a tener con el IBI entre 2021 y lo que se prevé ingresar en este 2022.