El secretario general del Partido Popular, José Julián Gregorio, lamentó hoy el pésimo ejemplo que ofrece el equipo de Gobierno socialista con sus constantes cambios de opinión, “lo que demuestra su improvisación y política de gobernar según el viento que sople”, a tenor de la rectificación de Tirso Lumbreras que se ha apresurado a corregir a una compañera de partido para avanzar que el Cordel de Merinas incluirá cerámica tradicional.

«No sé si Rosa Bello desconocía el proyecto o es que lo han cambiado sobre la marcha según las críticas de los artesanos», dijo Gregorio, que añadió que estas declaraciones dejan claro la «inoperancia» de algunos concejales o bien el «nerviosismo» que reina entre los socialistas, «que dada la época electoral quieren regalar los oídos a los talaveranos para que nadie se les eche encima», aunque luego harán lo que se les venga en gana, cuenten o no con el respaldo vecinal.

El también viceportavoz del Grupo Municipal aseguró que el  Cordel de Merinas «es el exponente del desastroso camino de Rivas y el verdadero ladrillazo a todos los talaveranos»: el ejemplo de un equipo socialista que invita con un cinismo que raya el esperpento a quienes quieran trabajar por la ciudad, «pero los que de verdad nos preocupamos por Talavera somos los que proponemos cambiar la situación actual de 12.000 parados y dónde sólo hay dos culpables: Barreda y Rivas».

José Julián Gregorio explicó que los causantes del hundimiento de la economía talaverana, que son los socialistas de Talavera y de la Junta, no ven necesario una movilización ciudadana para reivindicar inversiones e infraestructuras para Talavera, a pesar de que es algo que secunda el tejido empresarial y  gran parte de la ciudad.

«El portavoz del equipo de Gobierno socialista insulta a los ciudadanos, con un desprecio antidemocrático, porque estos han expresado su malestar ante el callejón sin salida al que Rivas ha sometido a la ciudad», dijo el secretario que reiteró que Rivas gobierna de espaldas a los ciudadanos. 

«Llamar elementos a los talaveranos desencantados nos demuestra el talante socialista», más empecinado en atacar a la oposición que en hacer una política que traiga el empleo tan necesario a la ciudad, y esto sólo pasa porque no tienen altura de miras, y están en un callejón sin salida.

Gregorio insistió en que insultar a la oposición sólo es una maniobra  «para confundir a la opinión pública con declaraciones tendenciosas». No hay que olvidar que Rivas y los suyos quieren echar una capa de hormigón de silencio y otro ladrillazo encima de los sectores que ellos mismos han arruinado, «y lo que quieren es que no se hable del hundimiento del Recinto Ferial, del entierro y del silencio del Mercado Nacional de Ganados, y del ocaso de la artesanía, el comercio y el textil».

El dirigente popular añadió que es necesario apoyar a María Dolores Cospedal «porque es la única vía, la única forma de no recibir una lluvia de cascotes sobre la ciudad por parte de Rivas y Barreda que sólo han traído paro y destrucción social y económica».