El Partido Popular denunció hoy la falta de previsión del equipo de Gobierno de cara a la época de lluvias que ha evidenciado el mal estado de alcantarillas y desagües que rebosan por los litros caídos en estos días. El viceportavoz del Grupo Municipal Popular, José Julián Gregorio, pidió al Equipo de Gobierno que exija a la empresa concesionaria de la gestión del agua que revise el alcantarillado para que las calles de Talavera no se vuelvan a colapsar por las lluvias.

Gregorio aseguró que los últimos días lluviosos han dejado patente la dejadez y el abandono del alcalde, José Francisco Rivas en esta materia, ya que los litros caídos han puestos al descubierto las deficiencias del alcantarillado en la ciudad.   

El mal estado de alcantarillas y desagües ha provocado que se generen balsas de agua y se aneguen calles, curiosamente, en los mismos lugares donde hace meses se repitió la misma y desagradable estampa. En las lluvias del pasado 7 de octubre un gran charco de agua llegaba hasta la puerta de los coches que estaban estacionados en la entrada frente a la residencia de ancianos de la Avenida de Madrid. Los bomberos tuvieron que intervenir hasta 8 veces ese día para evitar desgracias mayores.  

El viceportavoz consideró que estas situaciones podrían evitarse si el equipo de Gobierno exigiera a la empresa adjudicataria de la gestión del agua, que limpiara los sumideros de la ciudad, aunque es evidente que los socialistas están despreocupados de los grandes males de la ciudad que han de sufrir periódicamente los ciudadanos, ya que estas situaciones se  repite con lluvias abundantes o con pequeños aguaceros cada año. 

El Partido Popular pidió un estudio de los lugares donde se generan balsas de agua cada vez que llueve por el peligro que generan para automovilistas y viandantes y la limpieza «sin dilación» de sumideros y colectores de todos los barrios de la ciudad, con el fin de evitar de nuevo situaciones caóticas que se deben únicamente «a la incapacidad de este Equipo de Gobierno por prevenir y atajar situaciones de riesgo tan básicas y elementales como son éstas». 

El Partido Popular aconsejó al alcalde que «evite convertir Talavera en una ciudad inhóspita, plagada de obstáculos y se dedique a trabajar para que futuras precipitaciones o una simple tromba de agua no provoquen molestias y posibles desgracias a los talaveranos».