El PP se ha hecho eco de del malestar de los vecinos de la calle Alfares por el deplorable estado en que se encuentran algunos de sus tramos que presentan numerosas irregularidades en el pavimento donde ya se están produciendo algunos más que considerables agujeros, como señaló hoy el concejal popular, Gerardo Pérez de Vargas Muñoz.

Pérez advirtió de la preocupación que existe entre los habitantes del entorno de esa calle porque algunos de los cuartos trasteros de sus viviendas presentan humedades por filtraciones de aguas pluviales como consecuencia del mal estado de la misma. En la actualidad se encuentra repleta de charcos y en estos días de lluvias se convierte en un lugar impracticable que obliga a los viandantes a transitar por zonas que ponen en peligro su integridad física. 

El concejal destacó como especialmente «llamativos» los agujeros que se ubican a la altura de los números 1 y 11 de la calle Alfares, «que van camino de convertirse en socavones de considerables dimensiones» con el paso de los días y con las inclemencias del tiempo, «sin que desde la concejalía responsable se le ponga remedio».

Gerardo Pérez de Vargas recordó que los problemas de la calle Alfares no son nuevos, ya que se repiten periódicamente «desde que se remodeló hace pocos años», y que tienen su origen en el sistema empleado en la construcción de las aceras, en el que los adoquines están superpuestos sobre una capa de arena, «sin otra sujeción que su propio peso y ensamblaje».

El concejal destacó que desde que finalizaron las obras hace pocos años los problemas son repetitivos y ponen de manifiesto que la obra no se hizo con la debida garantía, «por lo que destaca la negligencia in vigilando del equipo de Gobierno en su momento». 

El edil puso de manifiesto que las aceras de la calle «precisan una actuación a fondo, que termine de una vez por todas con los frecuentes problemas que en ella se originan y que son fruto de la inoperancia y la chapuza socialista que en estos días clama al cielo más que nunca».