El concejal del PP en el Ayuntamiento de Talavera, Gerardo Pérez de Vargas, denunció hoy en rueda de prensa el “abandono y la marginación” a la que ha sometido el Ayuntamiento a los vecinos del barrio de Puerta de Zamora, sobre todo en lo que se refiere a la inversión de fondos del Plan E en la zona.

Pérez de Vargas explicó que de los 15 millones de euros del Plan E que llegaron a Talavera «ni un solo euro se ha invertido en la realización de proyectos y obras en el barrio, ni en alumbrado, ni en pavimentación, ni en la creación de nuevos parques y jardines ni en el soterramiento de contenedores, y no es porque el barrio no tenga necesidades en estas materias».

Los vecinos explicaron sus necesidades al concejal y al presidente del PP de Talavera Gonzalo Lago, dentro del programa de contactos que tiene el PP con las asociaciones vecinales. Representantes de Puerta de Zamora explicaron que las calles Postiguillo, Cerrillo de San Roque, Alamillo, Leonor de Guzmán, Castillejos o la Plaza de Juan de Herrera  están faltas de una renovación del pavimento y del alumbrado «y no están en consonancia con la importancia de una ciudad como la Talavera del siglo XXI».

El barrio muestra otro tipo de carencias como deportivas, sociales o educativas, «no existe ni una sola instalación que posibilite la práctica de deporte, y ni un solo centro social para que los vecinos realicen actividades culturales o lúdicas, como existen en otros barrios».

Gerardo Pérez de Vargas anunció que los vecinos reiteran la necesidad de que se adquiera la casa natal de Fray Hernando para que se rehabilite y se convierta en un centro cívico y social. Los de Puerta de Zamora piden al Ayuntamiento que adquiera, cuando las condiciones económicas lo permitan, la capilla gótica de la que fue cárcel de la Santa Hermandad Vieja de Talavera, «que presenta signos externos de un grave deterioro».

Una de las máximas preocupaciones de los vecinos es el continuo cierre de negocios en algunas de sus calles que ha llegado al 50 por ciento como en la calle Mesones, Cerería y Marqués de Mirasol y que achacan «a la falta de plazas de aparcamientos» de las que tan necesitado está el barrio. «Parece que el león rugiente del paro y de la crisis que anda suelto por las calles de nuestra ciudad se hubiera pasado muy frecuentemente por el barrio y hubiera devorado a más de uno de sus pequeños comercios».

La limpieza de las alcantarillas está empezando a ser otro de los caballos de batalla de Puerta de Zamora, ya que con la llegada de de lluvias se forman balsas de agua que inundan las calles y genera graves molestias a los vecinos, una petición que hizo el PP al comienzo del otoño y que todavía no ha sido atendida por los socialistas.

Gerardo Pérez de Vargas trasladó la inquietud vecinal por el estado del parque infantil de la Plaza Juan de Herrera porque los vecinos consideran que el estado de la valla que lo rodea no es la más idónea por las grandes aberturas de su enrejado, con el consiguiente peligro para los niños por si se escapan a la calzada.

El concejal aconsejó a los socialistas que mejoren el tráfico del barrio, sobre todo en la Plaza Juan de Herrera donde se han instalado unos contendedores de basura que obstaculizan el giro de los vehículos por esa zona; Pérez de Vargas solicitó al equipo de Gobierno que soterre esos contenedores para mejorar la circulación.

«El deplorable aspecto de la Plaza de los Descalzos y las pintadas en la fachada del antiguo multicine Calderón» es otro de los lamentos de los vecinos de Puerta de Zamora, que llevan años demandando una solución al alcalde, José Francisco Rivas, que nunca llega.

Pérez de Vargas reiteró que con estos argumentos más que irrefutables y que demuestran el mal estado del barrio, el equipo de Gobierno debería «dar prioridad y atención preferente» a Puerta de Zamora en el nuevo Plan E.