El Partido Popular denuncia de nuevo la existencia de vertederos incontrolados en el término municipal de Talavera, una queja que ya manifestó ante el equipo de Gobierno hace un año y que aún no ha tenido una respuesta eficaz, a pesar de que el alcalde, José Francisco Rivas, se comprometió a limpiar la basura que se amontona y esparce por caminos y cordeles.

Desde el partido se recuerda que el PSOE pidió «paciencia» para poder limpiar los vertederos que se localizan en algunas zonas del término municipal, evitando que se presentara una moción en Pleno que solicitase urgencia para adecentar esos lugares que tan mala imagen ofrecen de la ciudad. Pasado un año la estampa de desidia se repite ya que la basura sigue esparcida en los caminos.   

El cordel de las Herencias se extiende a lo largo de más de un kilómetro, allí se amontonaban escombros, enseres, ropas, muebles y demás basura que pasado un año siguen a la intemperie, ofreciendo una pésima imagen de la ciudad. Los medios de comunicación visitaron la zona para comprobar la suciedad y el aspecto de abandono que tiene el cordel, algo que no ha cambiado en este año.   

Esta promesa incumplida pone de manifiesto el fracaso de la política de medio ambiente llevada a cabo por José Francisco Rivas, más preocupado por decorar con lazos inservibles los contenedores de basuras, que por adecentar y limpiar caminos y cordeles públicos que se han convertido en vertederos incontrolados.  

El PP denuncia la incongruencia de la política medioambiental del alcalde, que aprobó una propuesta de los populares para la «inmediata recogida y limpieza de los vertederos incontrolados» en el debate del Estado del Municipio la pasada semana, y sin embargo no apoyó la propuesta de elaborar un plan para dirigir la recuperación de cañadas y edificios públicos. José Francisco Rivas demuestra una política sin rumbo al volver a apoyar una idea que ya había aceptado hace un año y a día de hoy no ha puesto en marcha. 

Los vertederos incontrolados, la basura y la inmundicia ponen en entredicho el hecho de que Talavera ostente la Bandera Verde del medio ambiente, ya que ofrecen un mal ejemplo de lo que debería ser cuidar el entorno de Talavera.