El portavoz de la comisión del Tribunal de Cuentas y
vocal en la comisión de Economía y Hacienda de Presupuestos y Reestructuración Bancaria del Partido Popular, Ramón Aguirre, compareció hoy en Talavera para abordar asuntos relacionados con la economía española y de la región, aunque tampoco dejó pasar la oportunidad de valorar los últimos datos de la encuesta que otorga la mayoría absoluta al Partido Popular en la región con la candidatura que encabeza María Dolores Cospedal, y a Gonzalo Lago en Talavera por los proyectos que lideran.

Aguirre destacó que en todos los sondeos que se han conocido hasta ahora y que apuntan a la victoria del PP en la región coinciden en que desaparece por primera vez el efecto diferenciador de las urnas autonómicas respecto de las generales, y por eso Barreda salió corriendo a ver a Zapatero para decirle que cambiase su política, «porque si seguimos haciendo lo mismo vamos a entrar en una debacle electoral», según dijo el propio presidente de la Junta. 

El dirigente popular advirtió de que en todas las encuestas se consolida el bipartidismo en Castilla-La Mancha, «parece que ni Izquierda Unida ni UPyD tendrán posibilidad de tener escaños», y sólo el PSOE y el PP los obtendrían. Y también añadió que se afianza el desempate de escaños a favor del PP en Toledo y Guadalajara; «por lo tanto, la supuesta pretensión que hubo en la reforma de la Ley Electoral de buscar este empate va por mal camino».

«Ciudad Real sigue siendo una resultado esencial para el horizonte de gobierno de esta comunidad autónoma», subrayó Aguirre, que incidió en que emerge de manera rabiosa el binomio paro- escándalos de corrupción, «que están asentados en la actividad política del gobierno de José María Barreda». 

El portavoz recalcó que el paro en la región ha llegado a las 200.000 personas, y Talavera tiene el triste récord de ser la población con mayor paro de toda Castilla-La Mancha, «y este incremento incontrolado y explosivo del paro que estrangula toda la actividad económica va a estar acompañado de escándalos de corrupción», como el asunto de CCM que está sin resolver, el de la Fundación Virtus, el del aeropuerto de Ciudad Real, «y ahora han aparecido las subvenciones a Vueling so pretexto de promocionar el aeropuerto y los productos ciudadrealeños».

Aguirre insistió en que en España avanza el empobrecimiento de sus clases medias, en el estrangulamiento de sus empresas y en la crisis de reputación internacional, «y con todos estos elementos no es de extrañar que las encuestas estén dando la ventaja al PP sobre el PSOE».

Respecto a los Presupuestos Generales de Estado, Aguirre avanzó que para 2011 «va a haber más paro y más crisis económica, algo que parecía imposible», y desgraciadamente hay un millón de parados en España que son crónicos  y no tienen expectativas de volver a ingresar en le mercado laboral. «Creo que uno de los problemas que tiene toda la economía española en la que se incluye también la de Talavera es que los elementos que provocaron la crisis persisten»; los empresarios no consiguen sacar a la venta todo el stock de inmuebles que tienen, la restricción del crédito sigue idéntica porque nadie puede recibir un crédito y en los Presupuestos Generales del Estado se ha eliminado la línea ICO que ayudaba a los ayuntamientos para que pudiesen desbloquear el embalse de deuda que tienen.

Ramón Aguirre se refirió también a algunas de las medidas a adoptar para salir de la crisis, como la necesidad de que fluya el crédito bancario, que se ataje la morosidad de las empresas públicas, elaborar unos presupuestos equilibrados donde no se gaste más de lo que se ingrese, llevar a cabo reformas estructurales para volver al mercado único y fomentar así la competitividad española, así como discutir la reforma del mercado de las pensiones en el Pacto de Toledo.